Ser líder no se trata sólo de hablar para dar indicaciones, vigilar los procesos de trabajo o ser el vocero de los equipos de trabajo, la misión va más allá de las palabras, se trata de generar estrategias innovadoras y ágiles viendo hacia el futuro, haciendo los ajustes necesarios para lograr el éxito .

“El liderazgo es un arte, no es sólo hablar. Se trata de implementar acciones y hacer un desarrollo eficaz a los resultados periódicos de las prácticas”, afirmó Ram Charan, consultor de negocios, durante el World Leadership Forum organizado por WOBI.

Para convertirse en un líder eficaz y llevar a la empresa al éxito, para que también se convierta en líder del mercado, el especialista indicó que se requieren ocho pasos:

Maestro de fortalezas

El primer paso se trata de encontrar las fortalezas, por lo menos dos, de cada colaborador del equipo para saber cómo potenciarlas en favor del negocio. Recuerda que en todos los tipos de liderazgo, lo más importante que existe es el talento.

Asimismo, hay que tener un mayor acercamiento con cada miembro, hacerles saber sus cualidades y generar un retroalimentación, ya que esto los motivará y ayudará a crecer mejor.

“Díganles sus cualidades, motívenlos y busquen la forma de desarrollar esas habilidades mucho más. Esto toma un par de minutos y genera grandes resultados”.

De igual manera, genera relaciones de confianza y honestidad, donde se demuestre el interés por la persona. Por ejemplo, puede ser trimestralmente, pregúntales ¿en qué puedo ayudarte? No ¿cómo puedo ayudar?

“Hay que ver cuál es el punto especial para la persona que ayuda a crecer. Sabiendo esto, se puede ayudar”.

Cambiar mentalidad

La incertidumbre siempre estará presente. Vienen disruptores digitales y la mentalidad debe estar enfocada en el futuro.

Todos debemos ser parte de un proyecto de innovación y trazar una estrategia que no se base en órdenes de los demás, sino en iniciativas que vayan más allá de lo tradicional.

“Hay que estar delante de los demás, mantener las cosas sencillas y que tengan sentido común”.

Pensar a ocho meses

La meta de los negocios es hacer dinero y la clave para lograrlo es ver al futuro. Una forma de lograrlo es planeando a ocho meses.

Charan recomienda trazar la estrategia pensando en la metas y acciones de los siguientes ocho meses y cuando se vaya avanzando de trimestre, pensar en los siguientes ocho meses.

Esto permitirá saber que ajustes hacer, sí realizar movimientos en los equipos de trabajo, presupuestos, estrategias, entre otras.

Saber hacer dinero

Existen buenos líderes pero muchos sin el “olfato” para hacer dinero, algo que puede resolverse.

Primero se debe tener una personalidad fuerte, enfocada en negocios, capaz y enfocada. Seguido de esto, hay que tener buena organización, generar efecto y ejecutar estrategias adecuadas.

Para Charan uno de los líderes más destacados que cumple con estas características es Jeff Bazos, CEO de Amazon.

Encontrar agentes de cambio

Hay que encontrar a la gente generadora de cambio, ese 2% que hace la diferencia.

“Búsquenlos, identifíquenlos y nútralos haciendo una capacitación transversal, es decir, entrenarlos de forma cuántica, a gran velocidad”.

Ejemplo de ello es Steve Jobs, quien cada trimestre pedía opinión de empleados para las estrategias de los siguientes ocho meses en relación al diseño de nuevos productos. Así todos se convirtieron en agentes de cambio.

Reclutar gente mejor que uno

Los mejores líderes reclutan a gente que incluso es mejor que ellos, lo que permitirá aprender de ellos y desarrollar mejores capacidades.

Muchos no lo hacen por inseguridad y miedo de perder el empleo, cuando no debe ser así. Al trabajar en conjunto, se tendrá mejor crecimiento y mayores oportunidades laborales

“Los grandes líderes son humildes y capaces de decir sus fortalezas y las que les faltan, y saben que para ello, deben tener gente mejor que ellos”.

Competencia de talento

Las empresas buscan al mejor talento, sobre todo de perfiles nuevos como científico de datos, inteligencia artificial y tecnología, por lo que deben reclutar de mejor forma.

Hay que pensar en la forma correcta de reclutar, “¿cómo encontramos nuestra capacidad de reclutar a las personas correctas en el momento correcto y con el acuerdo correcto?” Reclutar debe ser una ventaja competitiva.

Cultura

Desarrollar una cultura de valores, eliminando a la gente tóxica y potencializando la experiencia del empleado donde se sienta escuchado y valorado.

“Un empleado exitoso genera una energía y ésta se multiplica en confianza y por supuesto, en resultados”, finalizó.

[email protected]