El Portón también quiere que te quedes a tomar chocolate con churros. A mediados del 2017 la operadora de restaurantes y cafeterías Alsea, informó una inversión de 350 millones de pesos para la transformación de su cadena El Portón, dentro de esos cambios en algunas unidades, ya remodeladas, hay la opción de una entrada independiente que oferta churros con la bebida de tu preferencia.

“Continuamente estamos probando cosas nuevas, y los churros siempre han sido parte importante de El Portón, y simplemente con el lanzamiento de la nueva imagen quisimos hacer pruebas de ese producto ligado al restaurante, pero vendida de una forma distinta, aprovechando el tráfico peatonal, tratando de ver qué pasa con ello. Es una prueba, dependiendo de los resultados veremos qué hacemos con ello”, dijo a El Economista el director general de Alsea México, Gerardo Rojas.

La nueva experiencia de El Portón tuvo un proceso de transformación de 18 meses, y el cambio de imagen en los 67 restaurantes de 21 estados de la República Mexicana se llevará de manera gradual durante tres años, del 2017 al 2020, al cierre del año pasado se remodelaron los primeros 10 restaurantes.

“El Portón es una marca que necesitaba un posicionamiento como el que se está intentando, y hacia delante la oferta es bastante atractiva, un tipo de cocina mexicana más refrescado”, dijo Luis Willard, analista de GBM.

El nuevo concepto de El Portón busca ajustar su formato a algo moderno, es la única cadena de Alsea con una oferta de cocina mexicana con oportunidades interesantes para crecer interesante en los siguientes 10 años, desarrollando El Portón o con alguna ramificación en el futuro, refirió el analista de Actinver Cada de Bolsa, Carlos Hermosillo.

Rojas compartió en entrevista que van poco más de 10 unidades remodeladas, y sólo un par de ellas tienen este concepto de prueba de Churrería El Portón, las cuales están pegadas al restaurante, pero tiene un acceso independiente.

“No creo que necesariamente lo pudiera separar, el consumidor moderno lo que está buscando es variedad, y ofrecer un restaurante monotemático es complicado”, opinó Hermosillo.

Desde hace unos años los emblemáticos Churros de El Moro rediseñaron toda su marca hacia Churrería El Moro, expandiendo su oferta más allá de Eje Central 42, desarrollando unidades en otras partes de la Ciudad de México, actualmente tiene seis sucursales (Cuauhtémoc, Roma, Polanco, Álvaro Obregón, Condesa y Eje Central), y este jueves 15 de marzo se sumó la séptima en Zona Rosa.

maria.rodriguez@eleconomista.mx