Nueva York.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos fijó una multa de 425 millones de dólares a la japonesa Bridgestone por conspirar para manipular los precios de las piezas de goma utilizadas en los autos fabricados en el país norteamericano.

El fabricante de neumáticos, que se declaró culpable, aceptó pagar la multa fijada. Bridgestone reconoció ante la justicia estadounidense haber formado parte de una operación para la fijación de los precios de los sistemas de caucho antivibratorio, que vende a los fabricantes japoneses instalados en Estados Unidos y a sus proveedores.

Entre ellos, el Departamento de Justicia cita a Toyota, Nissan, Suzuki e Isuzu.

Las autoridades explicaron que la multa es alta porque Bridgestone, que ya fue condenado a pagar 28 millones de dólares por una operación anterior de fijación de precios, no reveló durante esa investigación su papel en la maniobra por la que se lo juzga ahora. Esto es un factor agravante para la justicia.

mac