El gobierno de Estados Unidos destacó la preocupación de exportadores de su país por los procesos de licitaciones públicas llevados a cabo por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La Secretaría de Hacienda anunció el 28 de junio del 2019 que 61.2% de las ofertas de medicamentos y suministros médicos destinados a hospitales y clínicas públicas y gubernamentales a través de la Secretaría de Salud y el IMSS se declaró desierto, o bien no recibió ofertas o Hacienda consideró las ofertas inválidas.

“Los exportadores estadounidenses expresaron preocupación porque el proceso de adquisición fue menos transparente que en años anteriores y no proporcionó el tiempo de preparación adecuado”, indicó la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) en su reporte Barreas al Comercio Exterior 2020, difundido este martes.

“Las empresas estadounidenses expresaron preocupaciones similares de que el ciclo de adquisiciones del 2020 no tuvo un tiempo de preparación adecuado y se anunciaron múltiples licitaciones no coordinadas. Además, para ciertos proyectos de construcción ha habido un aumento en el uso de adjudicaciones directas para contratos gubernamentales”, añadió.

El gobierno mexicano anunció planes el 1 de diciembre del 2018 para centralizar casi todas las adquisiciones del gobierno federal bajo la Secretaría de Hacienda. La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador cree que la centralización ayudará a frenar la corrupción, reducirá las ineficiencias burocráticas y alcanzará precios más bajos mediante compras consolidadas.

La compañía petrolera estatal Pemex y la Comisión Federal de Electricidad quedaron exentas de la centralización debido a sus designaciones como “compañías productivas del Estado”. También las Fuerzas Armadas mexicanas han estado exentas de adquisiciones consolidadas por motivos de seguridad nacional.

El contralor de la Secretaría de Finanzas ahora controla todas las compras para todas las demás dependencias del gobierno federal de México.

México no es parte en el Acuerdo sobre Contratación Pública de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ni observador en el Comité de Contratación Pública de la OMC.

Sin embargo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y su sustituto, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, contienen disciplinas sobre contratación pública.

En cuanto a dispositivos médicos, suministros y productos farmacéuticos, la USTR comentó que los cambios en los requisitos de aprobación, registro y prueba del producto no están claros para los representantes de la industria. Además, argumentó, algunas empresas han experimentado retrasos en la recepción de las aprobaciones de registro/comercialización del regulador de seguridad alimentaria y de salud de México, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Sobre la misma la Cofepris, la USTR indicó que no ha tomado ninguna decisión sobre las solicitudes de autorización de productos de biotecnología agrícola destinados a su uso en alimentos y piensos desde mayo del 2018.

La ley de bioseguridad de México requiere que la Cofepris tome una decisión sobre una solicitud completa dentro de los seis meses posteriores a la recepción.

[email protected]