Recientemente se conoció la llegada a Colombia de la plataforma china de transporte Didi, aplicación que se suma al portafolio de startups que ya prestan este servicio en el país.

De acuerdo con Juliana Pulecio, vocera para Didi en Colombia, el lunes abrieron las inscripciones para socios conductores y ya cuentan con más de 3,000 inscritos. Por esta razón, “esperamos cerrar el año con 30,000 socios conductores activos en la plataforma y 200,000 usuarios activos únicamente en Bogotá”, agregó.

En el 2016 Didi absorbió las operaciones en China de Uber, firma que había arribado a dicho país en el 2014, y según agencias internacionales había logrado captar una demanda de 60 millones de trayectos semanales.

Hoy estas compañías vuelven al ruedo, pero como competidoras en el mercado local que aún no tiene reglas claras para la regulación de sus servicios.

Han pasado más de cinco años desde la llegada de Uber a Colombia y desde entonces el debate en torno a la regulación aún sigue abierto y sin muchos avances.

Lo único que se ha conocido en materia regulatoria, y no es precisamente para regular las plataformas tecnológicas que prestan servicios de movilidad, es el decreto que prepara el Ministerio de Transporte para el servicio de taxis de lujo con vehículos seguros y tarifas justas, con lo que busca mejorar la experiencia del usuario y darle un valor agregado a su oferta para competir de manera equilibrada con servicios prestados por otras apps. Según conoció La República, éste se presentaría en los próximos días.

De acuerdo con Uber y Cabify, desde que sus servicios llegaron a Colombia han estado abiertos a dialogar con el gobierno para encontrar una regulación equilibrada para ambas partes que no afecte a los usuarios.

Entre las propuestas que Uber ha llevado a la mesa está crear una nueva categoría de transporte como lo es el transporte privado intermediado por plataformas (TPIP) que puede coexistir con otros servicios de transporte y ya es una realidad en más de 600 ciudades en el mundo, según destacó Luis López, jefe de Asuntos Públicos de Uber en Colombia.

Por su parte, Manuel Torres, director general de Cabify en Colombia, plantea cuatro puntos para mejorar la política pública de transporte, entre los que destaca la creación de un impuesto de rodamiento para taxis y apps; la homologación del cupo del taxi como crédito al impuesto de rodamiento, y la creación de una licencia especial para conductores de carro particular que presten el servicio.

Para Camilo Rodríguez, CEO de Picap, app de mototaxismo, la demora en la regulación de estas plataformas no sólo frena la innovación en Colombia, sino que también impide que llegue más inversión extranjera.