Tras 22 años y con 1.7 millones de vehículos producidos del modelo Beetle 2.0, la planta Volkswagen de México presentó su última unidad, de color gris, para poner fin a esta fabricación que se comercializó en 90 países.