Una inversión de 139,224 millones de dólares, que es casi 16 veces la inversión actual de Petróleos Mexicanos (Pemex) en exploración y producción es lo que se necesita, desde un rango bajo de inversiones, para aprovechar el shale mexicano que, particularmente en gas natural, según la estimación de Pulso Energético, de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi). Desde su estimación, a partir del número de pozos shale desarrollados, la estatal ha invertido menos de 140 millones de dólares, con lo que el país lleva 0.1% de la inversión necesaria.

De acuerdo con la Administración de Información Energética de Estados Unidos, México ocupa el décimo lugar a nivel mundial en la lista de los países con la mayor cantidad de recursos recuperables de petróleo shale con un total de 13,000 millones de barriles de petróleo; en gas natural, el país está en sexto lugar con 545 billones de pies cúbicos de gas natural. Pemex estima un volumen de recursos de 60,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente que pueden existir de shale gas y shale oil. Poco más de la mitad, sería crudo.

Se ha detectado la presencia de hidrocarburos en al menos seis provincias: Tampico-Misantla; Burgos Mesozóico; Sabinas; Burro-Picachos; Veracruz y Chihuahua. Hasta el momento sólo se han perforado 18 pozos para probar estas cuencas. Los pozos que Pemex ha perforado han servido para identificar la presencia de lutitas, estimar a grandes rasgos el potencial de las áreas y delinear la necesidad de actividad que se resume en 27,762 pozos y el análisis de 10,350 kilómetros cuadrados de sísmica 3D nueva.

En Estados Unidos, los últimos contadores de actividad indican que hasta el momento se han perforado en el país más de 300,000 pozos en formaciones de shale. La producción actual de gas shale asciende a 47,000 millones de pies cúbicos diarios de gas natural (en México son menos de 6,000 millones) y para el cierre de noviembre promediará 6.12 millones de barriles diarios de crudo (contra 1.9 millones en México).

“El shale realmente revivió a la industria petrolera estadounidense, convirtiéndola en el líder global en producción de gas y poniéndola a pocos miles de barriles diarios de distancia de Rusia, el productor de crudo líder en el mundo”, explicó el centro de análisis en su reporte, “la explotación de shale sólo es posible con una industria ágil y eficiente en sus costos”. Las empresas más eficientes de la industria han perforado pozos con un costo promedio de hasta 5 millones de dólares cada uno. Otras pueden alcanzar costos de hasta 9.3 millones de dólares. Si México alcanzara la eficiencia necesaria para desarrollar los pozos a estos costos, los 27,762 pozos implicarían una inversión entre los 139,000 y 258,000 millones de dólares.