La publicación del decreto de los precios de venta de primera mano para el gas LP que hizo la Secretaría de Energía (Sener) impide la competencia y que el consumidor final, doméstico o empresarial, acceda a precios bajos del combustible, dijo Octavio Pérez, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP (Amexgas).

El control de precios va contra la apertura propuesta en la reforma energética al proteger los ingresos de Pemex en detrimento del resto de la cadena productiva, y de hecho anula la actuación que debería tener la Comisión Reguladora de Energía (CRE), añadió.

Hay una renta que tiene Pemex por cerca de 40,000 millones de pesos anuales que, con este decreto, no se van a compartir con los consumidores. Este dinero es el margen entre el precio de ventas de primera mano (precio del gas al mayoreo) y el precio al consumidor final y es el que, por medio de la competencia regulada por la CRE, permitiría una baja en el precio del energético, indicó.

De acuerdo con el calendario fijado en la reforma energética a partir de enero del 2016 se abren las importaciones del gas LP para las empresas y se tendría que liberar el precio; sin embargo, el gobierno lo que hizo fue publicar un decreto fijando los precios lo que en los hechos anula la actuación de la CRE que es quien, en teoría, debe de fijar las reglas para fijar el precio.

Pérez dijo que no se tiene claro por qué se tomó la decisión de volver a publicar el precio controlado cuando en teoría se aplicarían las disposiciones vigentes para ello, ahora lo que va a hacer la Amexgas es iniciar un proceso de cabildeo con la Sener, la SHCP y la SE para modificar esta decisión. En teoría, explicó, en este año se formaría un mercado de importadores netos de gas LP para competir con Pemex no sólo en las fronteras, sino también en el centro del país, a costos propios pero con el decreto no se regula la capacidad real de dominancia en el mercado que tiene la empresa productiva del Estado.

Pemex podría, si quiere, mantener controlado el mercado sin tener que moverse demasiado, por eso es importante que se respete la regulación que derivó de la reforma energética porque además muchos de los distribuidores se mantienen como compradores de la empresa.

El decreto es una herramienta que se usó para fijar límites máximos en un ambiente cerrado, con la reforma se suponía que la CRE iba a manejar los límites, pero con el decreto de enero aunque ya abre el mercado a las importaciones no regula a Pemex y no impide que ejerza su poder de mercado para frenar a la competencia con los distribuidores privados.

[email protected]