Washington.- Grupos empresariales de Estados Unidos asediaron el martes a la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por su sigla en inglés) estadounidense con quejas sobre los miles de millones de dólares en ventas perdidas por bienes falsificados chinos y políticas de Gobierno que amenazan con sacar a dichas compañías del mercado.

"Desafortunadamente, la dura realidad es que China sigue siendo 'zona cero' para la falsificación y piratería de productos internacionales", dijo a la comisión Shaun Donelly, director senior para la política negocios internacionales, en la Asociación Nacional de Manufactureros.

La audiencia refleja la creciente preocupación en el Congreso por las prácticas de comercio chinas.

Por orden la Comisión de Finanzas del Senado, la ITC intenta cuantificar el daño económico infringido a Estados Unidos y a varios sectores empresariales por las altas tasas en China de robo a la propiedad intelectual y políticas "de innovación originaria" que dicen discriminan contra las firmas extranjeras.

El panel, que tendrá su segundo día de audiencias el miércoles, espera entregar su reporte para el 19 de noviembre.

Invitó a funcionarios chinos a testificar pero ellos declinaron, dijo una portavoz de ITC.

Manufactureros estadounidenses reportan más y más bienes falsificaciones en los mercados de Estados Unidos y los internacionales.

Robert Holleyman, presidente de la Alianza de Empresas de Software, dijo que un 79% del software instalado en China el año pasado no se pagó, cifra más alta que la de cualquier economía importante, incluyendo a India y Rusia.

Cerca de un 45%, o 3.400 millones de dólares, fue software estadounidense usado ilegalmente, agregó.

Los grupos empresariales reconocieron que China había realizado ciertos progresos, pero que estaba lejos de lo deseado.

"Pese a los compromisos de China al Gobierno estadounidense durante los últimos cuatro años, el nivel de piratería y de falsificación sigue siendo extremadamente alto, en especial en lo que respecta a las películas, la música y el software", dijo Calman Cohen, presidente de la Comisión de Emergencia para el Comercio estadounidense.

apr