La venta de Cornershop al gigante minorista estadounidense, Walmart, de acuerdo con entendidos, sería la operación de "salida" más grande de un emprendimiento chileno: la empresa partió con un capital de 1 millón de dólares y se vendió en 225 millones.

¿Cuál es la fórmula del éxito?

"El emprendimiento es la forma de vida que elegí para desarrollar las ideas que he tenido", dijo Daniel Undurraga, que fundó Cornershop en el 2015 junto a Oskar Hjertonsson y Juan Pablo Cuevas.

Undurraga comenzó recién egresado de Ingeniería Civil de la Pontificia Universidad Católica de Chile (UC), cuando junto a otros tres compañeros creó Lemontech, una empresa de software presente en toda Latinoamérica. Luego en 2007 creó Needish, una plataforma web donde las personas publicaban sus necesidades, de modo de generar una red de ayuda y servicios. En paralelo, a comienzos de 2010, fundó Clandescuento con Juan Pablo Cuevas y el sueco Oskar Hjertonsson, a quien conoció cuando éste vino de intercambio a la UC.

A los cuatro meses de operación, Groupon les ofreció comprar un porcentaje mayoritario y, tras abrir oficinas en toda Latinoamérica, los socios chilenos también decidieron salir y vender todo su porcentaje en dicha empresa.

Undurraga se fue a California. Decidió reemprender con su amigo Hjertonsson –que también había llegado a San Francisco junto a su familia– y crearon Seahorse, una plataforma de almacenamiento de fotos para compartir en familia. No funcionó y cerraron.

Viviendo en Estados Unidos conoció en profundidad el e-commerce pues era usuario de Amazon Prime Now y Google Express.

"Yo ya había hecho una empresa de e-commerce, la más grande de Latinoamérica, y viviendo allá vi que la tendencia 'a domicilio' no va a desaparecer, todo lo contrario. Y me pareció una buena idea hacer algo al respecto", dijo Undurraga en una entrevista a Revista Capital en 2017. Así nació Cornershop.

"Nosotros ya vendimos una empresa. No estamos haciendo Cornershop para venderla (...).

Obviamente si llega la oferta correcta en el momento correcto la evaluaríamos, pero no es la idea. Vender una empresa es como abandonar un hijo", sostuvo en su oportunidad, pero todo tiene su precio y quedó claro con la mega venta al gigante minorista estadounidense.