La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) instó al gobierno federal a replantear los escenarios de precios con los que Petróleos Mexicanos (Pemex) realiza sus planes de extracción, luego de que fue aprobada una modificación al plan de desarrollo del campo terrestre Perdiz, en Veracruz, donde el costo de extracción será de 24 dólares que se elevarán a 50 dólares por barril al añadir la carga impositiva, cuando la cotización promedio de la mezcla mexicana de exportación en la última semana ha sido de 23.9 dólares por barril.

Y es que en la 14 sesión extraordinaria de su órgano de gobierno, el regulador recibió una solicitud de modificación al plan de desarrollo de este campo de 47 kilómetros cuadrados que se ubica cerca de Tierra Blanca. Con ello, se aprobó a la estatal inversión adicional de 87 millones de dólares a los 44 millones que ya ha invertido en la zona, para llegar a un total de 130 millones de dólares al 2034.

Así, pretende recuperar un volumen adicional de 3.3 millones de barriles de crudo pesado, además de los 2 millones que ya ha extraído en el área desde el 2014, en que se otorgó la asignación A269M Campo Perdiz a Pemex en la Ronda Cero, aunque lo venía operando desde el 2004.

Pero para el análisis de rentabilidad del nuevo plan se utilizó una cotización de 55 dólares por barril de crudo, tomada de diciembre del año pasado, explicaron. En estas condiciones, el campo tendría una rentabilidad marginal, pero con los precios actuales del crudo, su desarrollo se complicará, con los escenarios de precios que se han observado en lo que va del año, de un promedio de 45.8 dólares por barril de enero a la fecha y que se han caído hasta 18.7 dólares por barril, según la última cotización de la mezcla mexicana del martes 17 de marzo.

“De continuar esta tendencia a la baja, tendrán que replantear con el asignatario nuevos vectores de precios para sus proyectos”, advirtieron los comisionados de la CNH. Para ello, la Secretaría de Hacienda deberá reducir los precios fiscales del barril y Pemex, en colaboración con la Secretaría de Hacienda y la evaluación técnica de la CNH, determinar si sus costos le permiten continuar con el desarrollo de algunos proyectos.

De acuerdo con el comisionado Néstor Martínez, los precios del crudo a largo plazo resultarán muy complicados de predecir gracias a las dinámicas de incertidumbre en los mercados que se viven a nivel global en la actualidad, por lo tanto, planes como la determinación al 2034 en el caso del plan de desarrollo aprobado deberán revisarse constantemente.

kgarcia@eleconomista.com.mx