Durante el 2016, la tasa de crecimiento anual de líneas portadas fue de 73.9%, siendo éste el año de mayor aumento desde su introducción, y se espera que en el 2017 el incremento sea de 40%, aseguró The Competitive Intelligence Unit (The CIU), luego de asegurar que no contar con portabilidad numérica representaría enormes costos sociales, personales y sobre todo económicos para la sociedad mexicana.

Desde la implementación en la política regulatoria mexicana de la portabilidad numérica, en julio del 2008, a octubre del 2017, se han portado 64.2 millones de líneas fijas y móviles. Llama la atención que más de la mitad de las portaciones, 53.7%, ha ocurrido en los últimos dos años: 34.5 millones de números migrados.

La principal razón de esta creciente adopción del recurso de portabilidad numérica tiene que ver con una de las modificaciones introducidas en la Reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, que especificó el carácter expedito que este proceso debe tener, al requerir a los operadores realizar el procedimiento en un plazo menor a 24 horas. Otros factores de estímulo en su adopción consisten en el interés, conocimiento y entendimiento de este proceso por parte de los usuarios.

“Sin duda alguna, este beneficio de los usuarios de telecomunicaciones fijas y móviles no debe padecer de barreras y aplazamientos. Puesto que la lógica que acompaña su aplicación consiste en librar de “aprisionamientos regulatorios” (regulatory lock-ins) a los consumidores que buscan elegir al proveedor con las mejores condiciones de cobertura, calidad y precio en los servicios, y a su vez, coadyuvar en la nivelación del terreno competitivo entre proveedores de servicios”, explicaron.

Los números de nuestros teléfonos fijo y móvil, así como las cuentas de redes sociales y correo electrónico con sus correspondientes contraseñas, se han convertido, a partir de la masificación de estos servicios, en elementos identitarios fundamentales para personas, familias y empresas. Así, dejar de contar con ellos acarrearía costos económicos, sociales y personales que ya no queremos pensar ni imaginar.

Desde el 2008, se regularizó el procedimiento de la obligación de realizar la Portabilidad Numérica para los operadores de telecomunicaciones en México, derecho que tienen los usuarios para conservar su número telefónico al migrar de operador de manera gratuita, expedita y sin condicionamientos.

BALANCE POR OPERADORES

No obstante, al analizar la evolución en la contabilidad de números móviles portados para cada uno de los operadores durante los 10 primeros meses del 2017 (enero-octubre), se observa que Telcel continúa siendo el único ganador neto, al haber recibido 83.9% más líneas de las donadas.

Esto llama la atención al ser el preponderante el operador que consistentemente reporta los índices más bajos de calidad y oferta económica competitiva para sus abonados. Probablemente subsiste la idea de que otorgan mejor servicio, por lo que resulta muy importante acelerar la otra disposición de la Reforma sobre compartición de infraestructura que, de aplicarse a cabalidad, compensaría esa inequidad competitiva.

Al comparar con el mismo periodo del 2016, se obtiene que, a pesar de continuar con una pérdida neta de líneas, AT&T muestra una mejoría relativa, al disminuir en 22.7% su balance negativo de portaciones. Por otro lado, tanto Movistar y el conjunto de Operadores Móviles Virtuales registran un deterioro en su balance de portabilidad, al aumentar su pérdida neta en 37.4 y 156.4% respectivamente.

“Ante esto, reiteramos la necesidad de que la regulación asimétrica de preponderancia se cumpla y aplique con eficacia para generar un balance en las condiciones de mercado, y para que, aunado a la portabilidad numérica, resulte efectivamente en una tenencia más equitativa de líneas entre los competidores”, explicaron.

[email protected]