La inserción de un verdadero ambiente incluyente en las empresas puede lograr un aumento en las ganancias hasta de 22% y generar que los trabajadores incrementen hasta tres veces su desempeño, mencionó Terri Cooper, directora Nacional de Inclusión de Deloitte Estados Unidos. Lo anterior, en el marco del evento que se llevó a cabo el 30 de octubre, sobre el estudio de “The six signature traits of inclusive leadership”, en el cual participó también, Olga Sánchez Cordero, futura Secretaria de Gobernación, para compartir cómo se impulsará la diversidad e inclusión desde la política pública. Asimismo, líderes empresariales compartieron sus puntos de vista sobre lo que están haciendo para dar oportunidades más equitativas a las minorías.

En entrevista con El Economista, la directiva explicó que se busca crear un impacto mediante el desarrollo de un liderazgo incluyente, así como promover una cultura de diversidad e inclusión impulsando acciones individuales y colectivas.

“No sólo los gerentes pueden aplicarlo, también se puede aplicar desde los directivos como de manera individual” explicó.

La premisa es evolucionar para aprovechar en todo su potencial la nueva economía de talento abierto, con una fuerza de trabajo más diversa que vincule distintas generaciones, mujeres, grupos minoritarios y un ambiente de trabajo que enfatice la colaboración y el respeto de diferentes identidades.

Deloitte México desea contribuir a través del diálogo y la acción por medio de la comunidad LiDin (Liderazgo Incluyente en Deloitte), un espacio para profundizar en la necesidad y los desafíos de construir modelos de liderazgo para formar una nueva cultura laboral en la que las personas, sin importar su raza, preferencia sexual o género, puedan liderar áreas estratégicas en cualquier empresa.

La comunidad de LiDin está invitando a participar a líderes de nuestra sociedad por medio de reuniones periódicas en los próximos meses para compartir experiencias y mejores prácticas de sus programas e iniciativas en torno a la diversidad e inclusión. También, apoyarán a otras empresas y líderes, a desarrollar y mejorar sus estrategias actuales para lograr un cambio de cultura para nuestro país.

En un mundo donde todo cambia, el liderazgo no pasa de largo.

Cooper explicó que la concepción de liderazgo denotaba autoritarismo y una especie de individualismo; sin embargo, eso ha cambiado, pues “actualmente un líder es auténtico, incluso llega a reconocer que no tiene todas las respuestas”.

Ante ello, Cooper definió seis claves importantes del Liderazgo Incluyente. En primer lugar, se encuentra el compromiso, ya que los líderes altamente inclusivos están comprometidos con la diversidad y la inclusión porque estos objetivos se alinean con sus valores personales.

La siguiente clave es la colaboración, ya que los líderes inclusivos buscan empoderar a los individuos, crear y aprovechar el pensamiento de diversos grupos. El valor es el tercer elemento, ya que los líderes altamente inclusivos hablan y desafían el estatus quo y muestran humildad sobre sus fortalezas y debilidades.

En línea con lo anterior, el líder inclusivo es consciente de que existen puntos ciegos personales y organizacionales por lo que realizará una autorregulación para garantizar un juego limpio, esto es conocido como conocimiento de sesgo.

Por otro lado, la curiosidad será fundamental ya que un ambiente inclusivo refleja una mentalidad abierta, un deseo de entender cómo son observados por los demás y experimentan el mundo, además de ser tolerantes.

También se busca una cultura inteligente que permita interacciones interculturales; y colaborativos, ya que, en este ambiente inclusivo, se aprovecha el pensamiento de diversos grupos.

Importante considerar el talento

La directiva destacó la importancia de considerar el talento, pues a medida que una empresa crece y cambian las habilidades, se debe pensar en el talento dentro del cual el 50% corresponde al talento invaluable.

Refirió que actualmente la perspectiva en Estados Unidos es que el 80% de los millennials o los jóvenes determinan qué tan inclusiva es una organización. Particularmente este grupo de jóvenes que nacieron entre 1980 y 1990, Cooper destacó que buscan impactar significativamente.

“Creo que muchas personas piensan que son un reto, pienso que en realidad quieren impactar significativamente, ellos- millennials- saben qué deben hacer” mencionó.

Desde el 2011 se ha investigado en Deloitte esta nueva capacidad de liderazgo. Dentro de sus resultados encontraron que cuando las personas sienten que son tratadas de manera justa, sienten una conexión con el equipo de trabajo y en consecuencia realizarán mejor su trabajo.

Uno de los propósitos de este proyecto es impulsar la participación de las mujeres como líderes ya que, a decir de Terri Cooper, cuentan con distintas capacidades que les permiten tener una mejor dirección y atención dentro de la empresa.

Para más información consulte https://www.deloitte.com/mx/