En el mundo hay una creciente presión para cumplir con mejores estándares ambientales, sociales y de gobierno corporativo, destacaron expertos en un panel organizado por la Secretaría de Economía.

En primer término están los Principios de Inversión Responsable, ligados a Naciones Unidas, que ya incluyen a más de 3,000 propietarios de activos y administradores de inversión.

Este grupo, que es propietario o administrador de 103 billones (millones de millones) de dólares, se ha comprometido a solicitar en las entidades en las que invierten que estas realicen divulgaciones y reporteo sobre temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Otro grupo, Climate Action 100 +, abarca a más de 500 inversionistas con activos administrados por más de 50 billones (millones de millones) de dólares.

Esta iniciativa se involucra con las principales empresas contaminantes del planeta con miras a tener un diálogo para buscar la forma en que estas compañías deben reducir sus emisiones.

Una tercera organización, Climate Trace, programa hacer pública información satelital de las emisiones de todas las centrales eléctricas del mundo en tiempo real.

Con ello, será imposible que estas centrales eléctricas puedan ocultar información o puedan decir que están haciendo una cosa distinta, porque la información satelital se difundirá en forma continua.

Antes exponer estos tres ejemplos, Rafael del Villar, director senior del Banco de México, destacó que el contexto obliga a países emergentes como México a cuestionarse cómo saldrá adelante en términos de competitividad.

“La crisis climática y la crisis social de la pandemia hay que verlas como una oportunidad para hacer los cambios necesarios para mantener la competitividad de nuestra economía”, dijo Del Villar.

Por su parte, Mauricio Bonilla, director ejecutivo de la organización Pacto Mundial, destacó que las inversiones sostenibles serán cada vez más incentivadas.

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas es un pacto no vinculante de las Naciones Unidas para alentar a las empresas y empresas de todo el mundo a adoptar políticas sostenibles y socialmente responsables, y a informar sobre su implementación.

Por último, Roberto Martínez, director del centro de la OCDE en México para América Latina, comentó que ven a los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG, por su sigla en inglés) como “un parámetro de análisis de aquí hacia adelante”