De enero a octubre, el balance financiero de las empresas productivas del Estado presentó un déficit que suma un total de 79,758 millones de pesos, lo que es 68.3% mayor en términos reales y respecto a lo que se registró en el mismo periodo del 2016 por 44,738 millones de pesos.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el balance de Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó un déficit por 75,752 millones de pesos, el cual, si se compara con el año anterior, representó un incremento de 30.6%, en términos reales.

En tanto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los primeros 10 meses del año presentó un déficit por 4,006 millones de pesos, lo cual contrasta con el superávit que presentó en ese mismo periodo del 2016 por 10,029 millones de pesos.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico comentó que el sistema fiscal al que se somete a las empresas productivas del Estado genera que sus gastos sean mayores a sus ingresos.

“Al final del día tanto lo que tienen que gastar e invertir como todo aquel costo operativo supera los ingresos de estas empresas (...) A pesar de que la reforma energética busca aumentar la capacidad productiva, el problema que enfrentan estas empresas es que sus finanzas en estricto sentido no son sostenibles porque sus erogaciones superan a sus ingresos”.

NO AFECTÓ FINANZAS PÚBLICAS

Si bien las empresas productivas del Estado presentaron déficits en su balance financiero, esto no impactó al balance general del sector público (que incluye al gobierno federal), pues presentó un superávit de 108,533 millones de pesos.

Este monto contrasta con el déficit que se registró en enero-octubre del 2016 por un total de 222,386 millones de pesos.

De la Cruz explicó que ello se debió en gran medida a los recortes al gasto público que ha hecho el gobierno federal desde el 2015, los cuales se han concentrado en la inversión pública y en la administración de gobierno.

“Hubo recortes en la administración pública y esto permitió presentar un sector público a nivel macro que no tiene déficit y le genera un pequeño superávit (...) además ha favorecido que cada año se han reportado ingresos excedentes, lo que permite compensar subgastos”.

LOGRAN SUPERÁVIT PRIMARIO

El balance primario —que se refiere a los gastos del gobierno federal sin considerar el pago de intereses de la deuda— ascendió a 480,826 millones de pesos, cifra que representa 4.7 veces el superávit de 102,181 millones de pesos registrado en el 2016 y que contrasta favorablemente con el superávit previsto para el periodo de 5,000 millones de pesos.

“Este resultado es consistente con el objetivo anual de lograr el primer superávit primario desde el 2008”, destacó la SHCP.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx