Rimsa vuelve a ganar a Teva Pharmaceutical Industries, ahora en la Suprema Corte de Nueva York, donde la autoridad judicial descartó que haya existido algún fraude en la compra que se realizó hace dos años de la mexicana Representaciones e Investigaciones Médicas (Rimsa), por un monto de 2,300 millones de dólares.

La Corte de Nueva York concluyó, sin analizar ninguna evidencia, que las alegaciones de Teva Pharmaceutical Industries no eran suficientes para concluir que hubo un fraude por parte de Rimsa, dijeron fuentes cercanas al caso a El Economista.

Ya 97% del caso se ha terminado , la Suprema Corte de la gran manzana desestimó la causa de fraude contra los Espinosa Abdala, desestimó el caso contra la empresa que le vendió a Teva la propiedad intelectual, rechazó deshacer el contrato de compraventa, y rechazó la petición de Teva para congelar los 2,300 millones de dólares de la operación.

En abril del 2016 la israelí Teva Pharmaceutical Industries informó que concluía con éxito la adquisición de la mexicana Rimsa, como parte de su estrategia de crecimiento en el mercado de genéricos, y que integrarían a 2,600 colaboradores de Rimsa y a 700 colaboradores de Teva México.

Un año después, la israelí demandó en los tribunales estatales de Nueva York a los hijos del fundador de la compañía, Fernando Espinosa Abdala y Leopoldo de Jesús Espinosa Abdala, alegando fraude e incumplimiento de contrato, e incluso acusaron que Rimsa engañaba sistemáticamente a la autoridad sanitaria en México para que se autorizaran los registros sanitarios.

La Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios hizo lo propio y paró la producción de la planta de Jalisco hasta finalizar los estudios pertinentes, los cuales exoneraron a la mexicana y le dieron luz verde para seguir con sus funciones.

La demanda de Teva era tan deficiente que la Corte de Nueva York la desestimó antes de entrar en esa etapa de evidencias , indica la fuente que solicitó anonimato.

De este modo la Suprema Corte de Nueva York determinó que carecían de méritos tres de las cuatro demandas que presentó Teva Pharmaceutical Industries, quedándole únicamente el litigio por representaciones incorrectas en el contrato, una causa de 45 millones de dólares, proceso que tomará en promedio otros siete meses más en el Tribunal estatal y obviamente Rimsa litigará contra ello.

Con esta resolución Teva puede apelar, teniendo en sus posibilidades dos opciones: pedirle a la Corte que reconsidere su orden o apelar la orden de la Corte a un Tribunal de apelación, y ello se demoraría hasta 12 meses.

maria.rodriguez@eleconomista.mx