Al negar presiones del gobierno federal para detener los amparos judiciales, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, afirmó que está “todo listo” para que hoy comiencen, contra reloj, las obras del Aeropuerto Internacional en Santa Lucía (AISL), que requerirá de una inversión que ya ronda los 95,260 millones de pesos y estarán bajo la responsabilidad de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El funcionario indicó que, debido al retraso de ese proyecto que se planeaba comenzar en abril pasado, se tendrán que acelerar los trabajos para que el aeródromo quede listo en el 2021 como prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien esta mañana, en Santa Lucía, dará el banderazo de inicio a las obras.

El Décimo Tribunal Colegiado en materia Administrativa en la Ciudad de México revocó ayer la última suspensión definitiva que impedía la construcción del nuevo aeropuerto en la base aérea militar de Santa Lucía.

El último recurso de amparo fue promovido por el Despacho de Investigación y Litigio Estratégico Asociación Civil, mediante el juicio de amparo 1233/2019.

De acuerdo con la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, el gobierno litigaba en 97 juicios de amparo promovidos por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, y el inicio de obra de un aeródromo en la base de Santa Lucía.

 

La mayoría de esos recursos fueron interpuestos por el colectivo #NoMásDerroches, quien buscaba que los jueces revisaran la legalidad de la cancelación del proyecto aeroportuario de Texcoco y aseguraran que el proyecto de Santa Lucía cuente con todos los dictámenes y permisos necesarios en materia ambiental y de seguridad aeronáutica.

El secretario Javier Jiménez Espriú se reunió ayer con el presidente López Obrador. A su salida expresó que al cancelarse todas las suspensiones judiciales que había contra Santa Lucía, el gobierno acelerará los trabajos para cumplir con la entrega e inicio de operaciones en el 2021, en conjunto con el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el aeródromo de Toluca

“Ahora tenemos que acelerar el ritmo porque vamos a cumplir con la fecha; el ritmo lo vamos a acelerar para cumplir. Tenemos todo listo para empezar. Las primeras obras las va a definir el general secretario (de la Defensa Nacional), pero me imagino que se harán los primeros trabajos de ver las cosas del subsuelo, algunas acciones del movimiento de las instalaciones actuales y las pistas”, comentó.

“El tiempo es un recurso natural no renovable, no se puede recuperar, pero vamos a acelerar el ritmo para cumplir las fechas. Habrá que trabajar horas extras, y a lo mejor cuestan un poco más, pero hubiera sido más caro no hacer el proyecto, porque dentro de tres años tendrá que atender muchos pasajeros”, comentó.

 

Cuestionado sobre si el gobierno ganó a quienes promovieron los amparos, Jiménez Espriú dijo que “no estamos hablando de triunfos o derrotas, significa la posibilidad de cumplir con una promesa del presidente de tener pronto un sistema de tres aeropuertos que atiendan las necesidades de la Ciudad de México”.

Sobre la posibilidad de que los ciudadanos inconformes con Santa Lucía aún tengan otros caminos para continuar su objetivo, el funcionario dijo: “Yo creo que no, no vemos ninguno”. Indicó que están concluidos todos los estudios de impacto ambiental y de espacio aéreo. 

“Además ya hay tranquilidad y certeza de lo que estamos haciendo, y se acabarán muchas incertidumbres. Haremos a un lado las discusiones bizantinas para ponernos a trabajar duro para cumplir con las fechas”, agregó.

Una vez más, Jiménez Espriú negó que él o el gobierno federal hayan presionado a los jueces para levantar las suspensiones. “Ninguna presión, con nadie. Yo con nadie, ni por teléfono ni por WhatsApp ni mucho menos personalmente”.

En una ceremonia en las instalaciones de Santa Lucía a las 10:00 horas de este jueves, el presidente López Obrador dará inicio a una de las principales obras que prometió en su campaña política.

[email protected]