El sector de la construcción en México continúa registrando avances moderados durante la segunda mitad del 2021; pese a ello todavía se encuentra en niveles significativamente lejanos al dinamismo presentado en los años previos.

La pandemia Covid-19 profundizó la crisis que ya enfrentaban las empresas constructoras del país; que desde 2016 inició una tendencia a la baja en el valor de la producción, el total de empleados y sus remuneraciones. 

En 2016 la producción de la construcción alcanzó un valor cercano a 35,000 millones de pesos; actualmente este valor se acerca a apenas 23,000 millones de pesos, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Empresas Constructoras (EMEC) del Inegi. 

La pérdida de dinamismo previa, la crisis y las complicaciones en el proceso de recuperación han presionado al sector, sin embargo, durante este agosto del 2021 logró moderados avances.

Durante este octavo mes del año las constructoras registraron un incremento de 6.2% en el valor de su producción, en comparación con el mismo mes del año previo. Adicionalmente en la comparación inmediata, sólo de julio a agosto, también mostró un avance de 0.6 por ciento. 

También se presentaron incrementos interanuales de 5.4% en el total de personas ocupadas en constructoras y sus remuneraciones medias reales (sueldos, salarios y prestaciones).

Otro indicador positivo es el ingreso de empleados y obreros casi en la misma proporción. 

La industria constructora, que ha sido una de las más golpeadas en los últimos cinco años, suma tres meses con avances consecutivos en su valor de producción; que impulsa sus otros indicadores. Se espera que durante 2022 todas las actividades secundarias mejoren su trayectoria impulsando la economía nacional.