El juez Ricardo Lewandowski, del Supremo Tribunal Federal de Brasil, dictaminó que la venta de acciones de empresas controladas por el Estado, incluidas sus filiales, deben ser aprobadas por el Congreso, según documentos judiciales vistos por Reuters.

La decisión, que Lewandowski escribió y eventualmente debe ser adoptada por el pleno del tribunal, podría impactar significativamente los programas de activos de grandes compañías con participación estatal como Petroleo Brasileiro SA y el holding energético Centrais Eletricas Brasileiras SA.

El fallo amenaza con frustrar las privatizaciones en curso en Eletrobras. Debido al próximo receso del Supremo Tribunal Federal, podrían pasar meses antes de que la decisión sea revocada, si es que eso ocurre.

Las acciones de Eletrobras cerraron con una baja de más de 5%, a 13.72 reales (0.25 dólares), después de la noticia.

La decisión se dio como respuesta a una solicitud presentada en el 2016 por los sindicatos que representan a los trabajadores bancarios, que buscan derogar una ley revisada que rige a las compañías controladas por el Estado y que fue aprobada por el Congreso ese año.

El mayor cambio de la legislación fue que ordenó que las empresas con participación estatal formen controles internos, de gestión de riesgos y que hagan públicos sus códigos de conducta.

La medida se dio en el marco de la lucha sin precedentes contra la corrupción en Brasil en los últimos años, donde decenas de empresarios y políticos poderosos han sido encarcelados y se reveló una multimillonaria trama de sobornos centrada en empresas con participación estatal.

Lewandowski determinó que debido a que la ley no dice específicamente que no se requiere la aprobación del Congreso para aprobar las privatizaciones, entonces está implícita en ella la exigencia de que los legisladores deben estudiar todos los traspasos a privados.

BCB recorta previsión del PIB

Por otra parte, el Banco Central de Brasil (BCB) recortó de 2.6 a 1.6% su proyección de crecimiento del PIB en el 2018, después de una huelga de camioneros que desaceleró el ritmo de la recuperación.

“Indicadores de mayo y probablemente de junio deberán reflejar los efectos de esa paralización, afectando la dinámica de la actividad en el segundo trimestre e influenciando la revisión de la proyección del crecimiento anual”, indica el BCB en su Informe Trimestral de Inflación, publicado este jueves.

La huelga de los camioneros también debe elevar la inflación, aunque sin hacer desbordar las metas oficiales, de acuerdo con el informe.

Para el 2018, el BCB prevé un aumento de precios (índice IPCA) de 4.2% (frente a 3.8% en marzo) y de 3.7% en el 2019 (frente a 4.1% en el informe de marzo).

El BCB trabaja con una meta inflacionaria de 4.5% este año, que debe reducirse gradualmente a 4.25% en el 2019, 4% en el 2020 y 3.75% en el 2021, en todos los casos con un margen de tolerancia de 1.5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.

La economía de Brasil se vio afectada en las últimas semanas por las tensiones comerciales internacionales y la normalización de las tasas de interés en Estados Unidos —que provocaron una fuerte depreciación del real frente al dólar— así como por las incertidumbres relacionadas con las elecciones de octubre, en las cuales ningún candidato promercado figura entre los favoritos.