Las Vegas.- En un mundo donde los datos se han convertido en el nuevo petróleo, los sistemas de análisis, cómputo cognitivo y de inteligencia artificial se vuelven una poderosa herramienta para identificar a personas, patrones y predecir escenarios o comportamientos. Pero su integración en el mundo debe seguir principios de transparencia, observó Ginni Rometty, presidenta y directora general de IBM.

La confianza y la transparencia son principios para la era de la inteligencia artificial. Tienes que ser transparente cuando usas las tecnologías en la gente. Decirle a los clientes cuando utilizas Watson, y la gente quiere saber de dónde vienen sus datos. Yo quiero saber de dónde vienen los datos y debo ser transparente con el cliente , dijo la directiva durante su presentación magistral dictada en la segunda jornada del encuentro Interconnect, celebrado en Las Vegas.

Las soluciones cognitivas de IBM, comercializadas bajo la marca Watson, son el eje estratégico de la compañía. Estas soluciones son capaces de habilitar sistemas de inteligencia artificial que reconocen incluso las intenciones, las emociones o los sentimientos de las personas.

Rometty consideró que las personas que generan estos datos deben estar conscientes de que serán sometidos a un análisis cognitivo.

NOTICIA: La evolución de Internet, según IBM

La transparencia es uno de los tres principios que debe seguir el desarrollo de la inteligencia artificial y que permita generar la confianza en la tecnología, detalló la directiva. Las habilidades y el uso de la inteligencia artificial enfocada al servicio de la humanidad son los otros dos fundamentos.

Las soluciones cognitivas de IBM sumaron ingresos globales por 18,187 millones de dólares en el 2016 al negocio de la compañía, lo que significó un crecimiento de 2% anual respecto al año anterior. Esta cifra es equivalente al 22.7% del total de las ventas de la compañía. Rometty quiere que Watson alcance a 1,000 millones de personas este año.

La expansión cognitiva

Ginni Rometty dice que IBM es una empresa cognitiva hasta el núcleo . Y la oportunidad que puede generar es millonaria. La directiva asegura que el mercado global de tecnologías de la información tiene un valor de 1.4 billones de dólares pero el mercado de las buenas decisiones tiene un potencial de 2 billones.

Y ahí entran los sistemas que habilitan el entendimiento de los humanos al conocer lo que sienten, lo que ven, lo que escuchan, pero más allá de la fiebre de asistentes personales como Echo de Amazon, Siri de Apple o Cortana de Microsoft.

Otro ejemplo que ofrece Rometty: Watson es capaz de analizar radiografías e imágenes médicas e identificar un melanoma con un 95% de precisión; o lograr una pérdida de sólo 5.5% en la identificación de palabras en una conversación entre dos personas (en broma, dice que la pérdida en una conversación con su esposo es de 55 por ciento).

NOTICIA: Watson combate trolls en Twitter, videojuegos y exploración petrolera

En un primer acercamiento, este tipo de análisis generan un amplio valor para empresas de mercadotecnia. Lo cierto es que su potencial se extrapola a los sectores público y privado con aplicaciones en el mundo financiero hasta cuidado para la salud, el desarrollo científico, de las ciudades de la economía y de las sociedades.

Todas las industrias son beneficiadas. La tecnología, por la accesibilidad, puede generar la disrupción , consideró Marcelo Spaziani, vicepresidente del Grupo de Software para América Latina.

El entendimiento a través de los datos es una de las promesas del cómputo cognitivo, un potencial impulsado con el desarrollo acelerado del Internet de las Cosas. Desde emprendedores hasta las grandes empresas quieren subirse a la tendencia de un mundo hiperconectado, dice Bret Greenstein, vicepresidente de Oferta de Watson IOT de IBM.

La generación de datos en espacios llenos de sensores que registran movimientos, personas, acciones, escenarios y contextos, resalta la importancia del tema de la privacidad, manejo correcto y transparencia en el manejo de los datos.

No queremos tener caballos de Troya en nuestras casas , dijo Greenstein.

NOTICIA: Inteligencia artificial de IBM analizará gestos, voz y sentimientos

Y es que el problema de los dispositivos que no han sido asegurados correctamente y que incluso violan la intimidad de las personas sin autorización alguna (con dispositivos como televisiones hasta juguetes conectados a Internet) han acaparado las preocupaciones sobre la seguridad y resguardo del derecho a la privacidad en el mundo de los objetos conectados.

Los debates sobre regulaciones y mecanismos de aseguramiento digital dista de llegar a su fin. En un escenario donde se espera que existan unos 46,000 millones de objetos conectados a la red en el 2021, una estimación de Juniper Research, Greenstein coloca una prioridad inmediata: Tienes que poner a la persona al centro en la privacidad. Nuestros consumidores tienen que elegir pero siempre colocando a las personas en el centro del desarrollo .

[email protected]

abr