Cuatro semanas más pueden ser suficientes. No porque los temas en disputa sean menores, sino porque las negociaciones llevan más de un año, dijo Moisés Kalach, máximo representante del sector privado mexicano en la negociación del acuerdo comercial. “La forma en que Robert Lighthizer presentó el aviso al Congreso servirá para dar el margen que se necesita para resolver los puntos complicados”, argumenta el empresario.

La filtración de la conversación de Trump con Bloomberg, dada a conocer por el periódico Toronto Star, sí afectó el ritmo de la negociación, opina Kalach Balas: “El equipo negociador canadiense se vio obligado a regresar a su país para revisar la estrategia. No hay que perder de vista que es una negociación comercial que debe tener muy en cuenta los factores políticos (...) De cualquier modo, estoy convencido de que sí habrá TLCAN trilateral, porque las diferencias son menores respecto a las ventajas de mantener un trilateral”, afirma, en una conversación telefónica celebrada el fin de semana.

Los miembros de la delegación mexicana están de vuelta en nuestro país. La próxima semana se reanudarán las conversaciones bilaterales entre Estados Unidos y Canadá. “Los temas que México ya negoció no se pueden reabrir, pero hay algunos aspectos que afectan a los tres países que sí podrían modificarse, por ejemplo, los mecanismos de solución de controversias contenidas en el Capítulo 19 y lo que era la cláusula sunset que terminó con un plazo de 16 años y el compromiso de revisar a partir de los seis años”, explica el representante del CCE en el Cuarto de Junto. Kalach Balas hace un balance positivo del acuerdo bilateral alcanzado. “Hay que tomar en cuenta el contexto, fue una negociación complicada. Ofrece buenas cosas para México en sectores como el textil, el químico y el agropecuario. Hay mejores mecanismos para proteger a estas cadenas productivas de la entrada de productos provenientes de regiones con las que no hay acuerdos de libre comercio”, explicó el vicepresidente de grupo Kaltex. Esta empresa es un buen ejemplo de la integración productiva en la región. Es el mayor importador de algodón hecho en Estados Unidos y el mayor exportador de prendas terminadas a Estados Unidos.

El capítulo laboral refleja el compromiso de México para mejorar sus estándares en todos los sentidos, incluyendo los relacionados con la representación sindical, dice el dirigente empresarial: “Esto puede ser muy importante para lograr el apoyo de los legisladores demócratas en el Congreso de Estados Unidos. Algunas de sus principales objeciones tienen que ver con la manera en que están cubiertos los aspectos laborales en el TLCAN vigente”.

¿Veremos mayor esfuerzo de cabildeo a favor del acuerdo comercial, por parte del sector privado?, le preguntamos a Kalach: “Seguiremos trabajando. Los empresarios mexicanos llevamos algunos años de relación constante con los empresarios canadienses y estadounidenses. Compartimos el interés por consolidar a América del Norte como una región integrada y competitiva”, anticipa el representante del CCE.

Cámara de comercio de EU

IP de EU: pacto de tres es crucial

El sector empresarial de México afirmó que los próximos 30 días (todo septiembre) representan una oportunidad para que Canadá se integre y alcance un acuerdo trilateral en principio. En tanto, los empresarios estadounidenses advierten que el Congreso de su país no avalará un acuerdo bilateral.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), afirmó que “aún hay retos pendientes y trabajo por delante, pero estamos convencidos de que los avances y logros han sido positivos. Estamos en camino de un acuerdo que preserve y fomente las oportunidades de empleo e inversión en México”.

Al respecto, el presidente de la Concanaco, José Manuel López, confió en que las discrepancias entre Estados Unidos y Canadá se solucionen en los próximos días, para llegar a la renovación del acuerdo comercial entre los tres países de América del Norte.

“México mantiene el propósito de llegar un acuerdo trilateral y que después del entendimiento comercial logrado en estos días con Estados Unidos ratifica su intención de lograr un entendimiento con Canadá”, abundó.

Por su parte, Juan Rodrigo Moreno, miembro del Cuarto de Junto de Coparmex en las negociaciones del TLCAN, expresó que preocupa un tratado comercial que no tenga solidez y certidumbre, que son aspectos que defiende Canadá con los temas de solución de controversias.

El pasado viernes, el presidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Thomas J. Donohue, aplaudió el anuncio de Donald Trump de que las negociaciones para modernizar el TLCAN continúen con el objetivo de llegar a un acuerdo con Canadá y México, “nuestros dos mercados de exportación más grandes”.

Los empresarios estadounidenses, quienes representan los intereses de más de 3 millones de empresas de todos los tamaños, sectores y regiones, sentenciaron que “cualquier cosa que no sea un acuerdo trilateral no ganará la aprobación del Congreso y perderá apoyo comercial”.

[email protected]