La Comisión Nacional del Agua (Conagua) mantiene los trabajos de renovación de la infraestructura hidráulica en la zona aledaña a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) con el mantenimiento y rehabilitación del lago Nabor Carrillo y los avances de construcción en dos, de las cinco lagunas que se planearon en la zona. El mes pasado, la empresa Dragados y Urbanizaciones Siglo XXI fue elegida para realizar las tareas en el Lago (el contrato es por un monto de 84.5 millones de pesos) y tiene que terminar antes del 31 de diciembre próximo.

Como parte de los foros de análisis que se realizaron previos a la consulta que determinó la cancelación del NAIM, el tema de una eventual desecación del Nabor Carrillo (creado para regular los flujos de agua de los ríos de la zona oriente e inició operaciones en 1982), llamó fuertemente la atención, a pesar de que está afuera del polígono de trabajo.

En su momento, el titular de la dependencia, Roberto Ramírez, aseguró que era falsa dicha afirmación y que los trabajos que encabeza en esa región del valle de México están enfocados a incrementar la capacidad de regulación de agua (al cambiar los cuerpos de agua de las tres lagunas que hay donde se construye el aeropuerto a otro sitio cercano con las cinco lagunas nuevas) y prevenir las históricas inundaciones que se presentan.

Con base en información de Conagua, el programa que puso en marcha en el 2013 “generará gradualmente un nuevo sistema de funcionamiento hidráulico, que tiene por objeto sanear los cauces de los ríos de oriente y proteger contra inundaciones a la población y a la infraestructura; mediante el incremento de la eficiencia del desalojo de aguas pluviales y residuales de la zona, el incremento de zonas regulación y descargas controladas”.

No obstante, no hubo una mayor defensa de esos argumentos, a pesar de que ya había trabajos en marcha. Tras la cancelación, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, ha dicho que las obras hidráulicas seguirán porque eran necesarias desde hace varios años, pero no se sabe si lo harán con un nuevo programa.

Respecto a las dos nuevas lagunas de regulación, estuvieron a cargo de Construcciones y Edificaciones Universo y Dragados y Urbanizaciones Siglo XXI, y tuvieron un costo de 88.9 y 98.9 millones de pesos. La segunda empresa, fue creada en 1984 con el nombre de Consorcio Mexicano de Servicios Petroleros y en el 2005 cambió al actual.

[email protected]