Petróleos Mexicanos (Pemex) buscará disminuir las importaciones de gasolinas a lo largo de la presente administración, con inversiones superiores a los 75,000 millones de pesos para la reconfiguración del sistema nacional de refinación y la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, según ha anunciado el gobierno federal.

Sin embargo, la competencia entre nuevas marcas gasolineras no cesa y los principales empresarios del país mantienen la confianza en que, con certidumbre regulatoria, continuará el crecimiento de este mercado.

Por ejemplo, Laurent Tissot, director de retail de Total México, aseguró recientemente que el potencial de negocio y la demanda de combustibles en México pueden impulsar a que en cuatro años se observe por lo menos la madurez deseable en términos de seguridad en el abasto, siempre y cuando se sigan estableciendo y se respeten reglas claras de operación para los inversionistas.

Asimismo, Emilio Loret de Mola, presidente de Grupo Lodemo, explicó que para los 63 proyectos de almacenamiento que se han anunciado en 22 entidades y que juntos representan 1.5 veces la capacidad actual del país, es necesaria una planeación integral con inversiones en todos los eslabones de la cadena de valor: desde la construcción de distintas vías de transporte como ductos, puertos, vías ferroviarias o caminos para la movilización por ruedas, además de negociaciones para adquisición de productos que permitan elaborar modelos de negocio de largo plazo y sobre todo de seguridad que en el país muchas veces son complejos.

El presidente de Onexpo Nacional, Roberto Díaz de León, comentó a su vez que los empresarios gasolineros del país han tenido acercamientos con el equipo de transición en materia hacendaria y energética, para exponerles sus necesidades respecto a tarifas transparentes, cargas impositivas y procedimientos regulatorios más eficientes.

Siguen restando mercado a Pemex

Pemex reportó hasta el cierre del tercer trimestre del año que cuenta con 10,439 estaciones de servicio gasolinero bajo su franquicia, lo que implica una reducción anual de más de 11% o 1,271 establecimientos que cambiaron de marca entre septiembre del 2017 y el cierre del tercer trimestre de este año. Sin embargo, suministra combustible todavía a 98% del total de las estaciones del país y un máximo de 230 establecimientos cuentan con abasto propio.

Los grupos gasolineros con mayor presencia en el país con una marca distinta a Pemex son: Oxxo gas, con casi 500 estaciones de servicio; Grupo Gasored, en alianza con la francesa Total, que ha llegado a 250 establecimientos; Petro-7, con casi 240 estaciones, e Hidrosina, con 200 gasolineras de marca propia.

Le siguen la inglesa BP, que cerrará el año con más de 160 gasolineras; las mexicanas Redco y Grupo eco con 130 estaciones de servicio cada una principalmente en el norte del país; Gasmart, con 115 establecimientos; G500, que superó el centenar de estaciones, y la mexicana con presencia principalmente en el sur del país, La Gas, que tiene 95 estaciones de servicio.

Hasta septiembre de este año, había 12,007 estaciones de servicio en el país.

Temporadas abiertas, sin definiciones presupuestarias

El presupuesto 2019 en materia de egresos contempla que el Centro Nacional de Control de Gas Natural continuará con los procesos de temporadas abiertas para asignación de capacidad en los ductos del Sistema Nacional de Transporte de Gas Natural (Sistrangas), pero no la continuidad de los planes para arrendar capacidad en terminales de almacenamiento y ductos de petrolíferos como la gasolina y el diesel, con lo que sólo una empresa habrá logrado utilizar la infraestructura que le sobra al Estado para traer combustibles, mientras que otras se preparan o amplían sus planes.

A partir de la apertura del mercado gasolinero, Petróleos Mexicanos (Pemex) concluyó seis concursos de temporada abierta para asignación de capacidad en sus terminales de almacenamiento y ductos de transporte de petrolíferos desde el 2016, pero en cinco ocasiones los procesos han quedado desiertos, con lo que se han repetido, en el caso del primero, y reagrupado en los siguientes, por lo que ha logrado adjudicar 2.5% de su capacidad total (incluyendo almacenamiento terrestre y marítimo).

Con ello, Andeavor es la única empresa ganadora de las temporadas abiertas exitosas que ha realizado Pemex Logística para arrendar capacidad de almacenamiento y distribución.

Por otra parte, la estadounidense ExxonMobil ha importado 900,000 barriles de combustible a México —equivalente a 2.1% de la importación mensual de Pemex— por tren a través de dos terminales, una en San Luis Potosí y otra en San José Iturbide, Guanajuato. En el primer semestre del año, superó los 90 establecimientos bajo la marca Mobil. Para la segunda mitad del año, sus planes incluían el transporte de productos por tren en dos nuevas terminales privadas.

La filial mexicana de Sempra Energy, IEnova, ha firmado por su parte contratos para apartar capacidad en sus futuras terminales de almacenamiento en Baja California y Sinaloa a la inglesa BP y a las estadounidenses Chevron y Marathon Petroleum, pero estos proyectos arrancarán por lo menos en el 2020 y las marcas deberán buscar sus propios medios de transporte tanto para llegar a los puertos como al interior del país.

[email protected]