El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó ahorros de hasta 21,000 millones de pesos al atender las recomendaciones que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) encaminadas a combatir la colusión en la compra de medicamentos.

Así lo informó el director de la OCDE, José Ángel Gurría, quien se encuentra en México y presentó el informe sobre “Impacto de las recomendaciones de la OCDE 2018”, del que destacó que los ahorros que se obtuvieron fueron en varios rubros, y citó como ejemplos: tan sólo en la centralización de adquisiciones se registró un ahorro que va de los 13,000 y 15,000 millones de pesos; por las compras consolidadas con otros organismos gubernamentales el instituto ahorró entre 5,600 y 6,400 millones de pesos en el periodo 2013-2016”.

Ante la presencia del director del IMSS, Germán Martínez Cázares, Gurría enfatizó que es muy importante seguir avanzando en los temas de transparencia en las compras, así como en la mejor atención y la calidad de los servicios, por lo que hizo un llamado al nuevo gobierno a seguir trabajando en esa línea y apoyarse de los organismos internacionales como la OCDE.

“En el 2011 el IMSS fue la primera institución pública en México y en el mundo en solicitar formalmente una revisión de la OCDE de sus regulaciones y prácticas internas de adquisiciones con el fin de prevenir la colusión”, señaló.

No obstante los avances, Gurría destacó que se siguen presentando desafíos, sobre todo en las actividades de monitoreo y de información, por lo que el IMSS debe hacer un seguimiento de la participación de proveedores en sus licitaciones y permanecer vigilante para garantizar la competencia de sus compras.

En ese sentido, expuso que el nuevo reporte del organismo advierte asuntos en los que debe poner especial atención el IMSS como las compras conjuntas de proveedores, los contratos divididos y la subcontratación.

Mejor costo no sacrificará calidad: IMSS

A su vez el director general del IMSS expuso que la evaluación que presenta la OCDE es buena y muestra avances importantes; no obstante, “queremos que nos midan con otros países, no sólo con instituciones de salud mexicanas, sino a nivel mundial, que se mida cómo compramos los medicamentos en comparación con otras naciones”.

Añadió que obtener el mejor precio no debe sacrificar calidad, pues “queremos mexicanos sanos, la salud no es una mercancía, es un derecho de las y los mexicanos, por lo que el Seguro Social asume su poder de compra, como el propio Estado mexicano, y hará valer ese poder frente a los proveedores que mienten, que simulan o que estratégicamente se ausentan de una licitación”.

Martínez Cázares dijo que las recomendaciones que presentó la OCDE están en línea con la política gubernamental que desarrollará la presente administración, de tal manera que ayudarán a robustecer el plan de trabajo “Bienestar para toda la vida”, pues va en línea con las buenas prácticas y objetivos de un IMSS incluyente.

Reiteró que es indispensable hacer una evaluación de las compras en comparativos con los sistemas de salud de países europeos y de la región.

[email protected]