La mexicana Coca Cola Femsa, el mayor embotellador de esa bebida en el mundo, finalizó este viernes la compra de la embotelladora del refresco en Filipinas por 688.5 millones de dólares, en su primera incursión fuera de América Latina.

La transacción implica la "adquisición de una participación mayoritaria en sus operaciones de embotellado en Filipinas, con una participación del 51% de Coca-Cola Bottlers Philippines", señaló Carlos Salazar, director general de Femsa, en un comunicado.

El acuerdo establece que la empresa con sede en México p odrá adquirir el restante 49% de la embotelladora asiática durante los próximos 7 años a partir del cierre de la operación, y durante el sexto año tendrá la opción de vender su tenencia a The Coca-Cola Company.

Con esta transacción, en los últimos 18 meses Coca-Cola Femsa ha realizado adquisiciones por 45,000 millones de pesos mexicanos (unos 3.460 millones de dólares), que incluyen varias compañías de refrescos en México.

Femsa produce y distribuye los productos de Coca Cola, aguas, jugos, lácteos y te en los mayores mercados de América Latina (México, Brasil, Colombia y Argentina), así como en Centroamérica, con un mercado estimado de 315 millones de consumidores.

Filipinas, con 100 millones de habitantes, es considerado el décimo mayor mercado para el consumo de Coca Cola en el mundo, según estimaciones de la compañía.

Según un analisis de la casa de bolsa Monex, las perspectivas en Filipinas para Coca Cola son muy favorables pues "se espera que la industria en ese país duplique su tamaño en los próximos diez años".

Por su parte la compañía de análisis financiero Ve por Más (Bx+), señaló que para la firma mexicana la incursión en Filipinas significa poner en pie en Asia, "a un mercado que tiene características similares a las de América Latina".

Sin embargo Femsa enfrentará retos como la dispersión de la población filipina en más de 7,000 islas y la ocurrencia frecuente de desastres naturales que afectan las comunicaciones, según Bx+.

MFH