Sin contratiempos, se llevó acabo el primer apagón analógico de la televisión en México.

Las 14 estaciones de televisión en Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros transitaron a la tecnología digital.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) fue el encargado de verificar que la migración se realizara bien .

Fernando Borjón, comisionado del IFT, dijo que el instituto tiene un gran reto , y un avance pequeño, pues el apagón en Tamaulipas dará información sobre qué tan efectiva es la distribución de equipos y de cómo va la penetración del servicio .

Reiteró que los plazos están fijados y se deben cumplir. De acuerdo con lo establecido en la Constitución y en la Ley Federal de Telecomunicaciones, el apagón analógico de la televisión deberá concretarse en todo el país a más tardar el 31 de diciembre de este año, por lo que -dijo- el gobierno federal busca dar continuidad en el servicio.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) entregó en Tamaulipas 125,826 televisores digitales, contra los 136,776 hogares de escaso recurso que detectó la Secretaría de Desarrollo Social.

Originalmente fueron definidos 144,3362 hogares, pero hubo un ajuste a la baja de 7,560 hogares debido a defunciones, cambios de domicilio o casas en abandono, entre otras.

El IFT previó que después del cese de las transmisiones analógicas permanecería abierta una ventanilla para atender a beneficiarios que no pudieron acudir a recoger sus televisores.

Quienes no están dentro del padrón de beneficiarios requerirán de una antena que permita recibir las señales digitales, cuyo costo oscila entre 200 y 800 pesos; o bien, de un decodificador, el cual se vende en tiendas de autoservicio, departamentales y especializadas en electrónica, con un costo de hasta 1,000 pesos.

En noviembre pasado, la SCT inició la segunda etapa de entrega de televisores. Se prevé que concluya a principios de marzo próximo.

cjescalona@eleconomista.com.mx