La pandemia de coronavirus desveló en pocos meses que las entidades de gobierno y del sector productivo son frágiles todavía con sus estrategias de protección de datos, fundamentalmente con aquella información que es crítica para su trabajo diario.

Seguridad y correcto resguardo de la información sensible debería ser un tema prioritario para todas las organizaciones, pero la Covid-19 evidenció que en México solamente el 37% de las empresas contaba con sistemas de protección de datos al arranque de la pandemia aquí, en febrero de 2020, y que otro 22% planeaba desde enero desarrollar una estrategia de seguridad digital, pues en los dos años anteriores, el 29% de las organizaciones del sector productivo sufrió algún tipo de ataque cibernético que afectó sus operaciones a distinto grado, de acuerdo con investigaciones de PWC, respecto a los primeros impactos del coronavirus al sector privado del país.

En el sector gubernamental, especialmente en la división educativa, el diagnóstico de la revista especializada en la materia, Cybersecurity Ventures, indica que el 67% de las entidades de educación en América Latina, a todos los niveles, habría sido víctima de un ataque cibernético y a pesar de ello, 44% asegura contar protecciones básicas como antivirus.

La previsión está en que en el año de pandemia, los ciberataques se incrementarían en 40% por la expansión del teletrabajo, la educación, y por un consumo más elevado de productos y servicios de entretenimiento, como resultado del confinamiento en los hogares para protegerse de la Covid-19, auguran los desarrolladores de la tecnología de protección de datos BloxOne Threat Defense Advanced, Infoblox.

La dimensión de esta valoración que hace Infoblox toma forma, cuando en México existen 34.1 millones de hogares, de los que 52.7% cuentan con acceso Internet y de los que a su vez depende ahora la educación de 25.4 millones de alumnos y 1.2 millones de profesores en educación básica que se fueron a casa por la pandemia.

En México había hasta febrero del año 2020 un total de 80.6 millones de personas con acceso a Internet y creciendo todavía a doble digito, de acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Otra cuestión está en que un 13% de los niños con conexión, navegan en Internet en busca de contenidos no relacionados con educación y ello, sin la vigilancia de un adulto, podría hacer vulnerable al menor.

Infoblox diagnostica que el sector educativo no estaba preparado para enfrentar una situación atípica como la emergencia sanitaria que desató la Covid-19, que en un periodo de tres meses se vio obligado a adoptar la educación a distancia, conocida ya en algunas partes como “homeschooling”, puesto que es una de las maneras más seguras de evitar los contagios masivos.

Los colegios, a todos los niveles educativos, no contaban con un plan de inversión a corto o mediano plazo para adquirir tecnologías que les ayudasen a resguardar su información y a volverlas más competitivas en el trabajo a distancia de profesores y personal administrativo, y por tanto, con mejor reputación en su ámbito de operación. Y para el alumnado, pocas instituciones habían valorado contar con aplicaciones de protección del servicio educativo a distancia.

Hoy, la nube o cloud también está jugando un papel preponderante en la transformación digital que ha acelerado la Covid-19, pues es en donde se aloja toda la data que se genera día a día, por tanto es necesario el uso de una solución tecnológica que permita, a través de análisis de vulnerabilidades, proteger la red interna y los dispositivos que se encuentran conectados remotamente, de tal forma que las instituciones educativas y sus estudiantes en casa eviten ciberataques.

"Virus, troyanos, ataques DNS, actividades de hackers, antivirus poco eficientes o desactualizados, páginas de Internet apócrifas —como aquella que recientemente suplantó la web de las Becas Benito Juárez que entrega el gobierno mexicano— y despistes del propio personal en el resguardo de la protección, entre otros criterios, es lo que deben salvar las organizaciones educativas para salir con brillo de la pandemia", estimó Infoblox.

Esta es la nueva realidad de la ciberseguridad en el sector educativo, donde las entidades educativas, públicas y privadas, deben apostar por nuevas prácticas de protección para evitar que los atacantes en línea sigan teniendo éxito en sus cometidos. Es necesario entender que a mayor automatización de procesos, mayores son los riesgos y que una organización puede colapsar, si no se ha preparado.

En estas circunstancias, las empresas han comenzado a utilizar plataformas cloud para asegurar sus entornos de red distribuidos, combinando estas herramientas con las ya instaladas en sus ubicaciones corporativas. La seguridad basada en la protección de DNS está demostrando ser uno de los mecanismos más adecuados para proteger estos entornos de red distribuidos.

Recomendaciones para que las empresas estén protegidas:

  • Contar con herramientas confiable para sus comunicaciones
  • Crear políticas de seguridad que promuevan una optimización de los recursos de TI
  • Contar con una solución de seguridad capaz de administrar el uso de los recursos de TI, protegerlos y a la vez prevenir los ataques
  • Evangelizar a los colaboradores remotos para el buen uso de las herramientas y visitas a páginas web

BloxOne Threat Defense Advanced es una solución para necesidades de teletrabajo y enseñanza a distancia. La Universidad de Guadalajara (UDG) la utiliza para cerca de 300,000 usuarios.

Con información de Nicolás Lucas.