China prometió el jueves que tomaría represalias si Estados Unidos cumple su amenaza de subir los aranceles a las exportaciones del país asiático, avivando los temores de los mercados financieros sobre una posible escalada de la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el miércoles a sus funcionarios de Comercio que estudien subir los gravámenes a 25% desde 10% sobre bienes importados desde China con un valor de 200,000 millones de dólares.

Trump, quien ha acusado a China y a otros países de explotar a Estados Unidos en comercio global, ha exigido que Pekín realice una serie de concesiones para evitar los nuevos impuestos, los que podrían entrar en vigor en las semanas siguientes al cierre del período de comentarios el 5 de septiembre.

El Gobierno de China, sin embargo, no ha dado señales de que cederá a la presión de Washington.

"Esperamos que los involucrados directamente en las políticas comerciales de Estados Unidos puedan calmarse, escuchar atentamente las voces de los consumidores de Estados Unidos (...) y escuchar los llamados colectivos de la comunidad internacional", dijo en Singapur el principal diplomático del gobierno chino y miembro del Consejo de Estado, Wang Yi.

Hasta el momento, Estados Unidos ha impuesto aranceles sobre importaciones desde China con un valor de 34,000 millones de dólares, como parte del primer tramo de sanciones sobre bienes valorados en 50,000 millones de dólares.

Washington quiere que Pekín deje de robar secretos de empresas estadounidenses, abandone sus planes de impulsar sus industrias de alta tecnología a costa de Estados Unidos y deje de subsidiar a compañías con créditos baratos que les entregan ventajas competitivas injustas.

China dice que Estados Unidos intenta detener el surgimiento de un competidor y ha impuesto sus propios aranceles a bienes estadounidenses. Las crecientes tensiones entre ambos países han lastrado a los mercados bursátiles y de monedas, lo que ha provocado la depreciación del yuan chino frente al dólar.

Los rendimientos de los bonos referenciales del Gobierno de Estados Unidos cayeron el jueves, debido a que los inversores buscaron activos de refugio seguro, mientras que el dólar subió frente a una cesta de divisas.

El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, restó importancia al impacto de los aranceles sobre la economía estadounidense.

"Pongamos esto en una perspectiva aritmética. 25% sobre 200,000 millones de dólares, si es aprobado, son 50,000 millones de dólares al año", dijo Ross en una entrevista con Fox Business News, agregando que el golpe "no sería cataclísmico".