Largas filas de pasajeros se formaron la mañana de ayer frente a los módulos de Aeroméxico en el Aeropuerto Internacional de Cancún por demoras de entre tres y seis horas.

El vocero del aeropuerto, Eduardo Rivadeneyra, dijo que no le correspondía hablar sobre la situación particular de la aerolínea y que en términos generales la terminal aérea operaba con normalidad.

El gerente de Aeroméxico en Cancún, Luis Casaril se rehusó a dar declaraciones, pero en los pasillos del aeropuerto, las quejas de los usuarios subían de tono contra los empleados de la aerolínea que solo se limitaban a sugerir calma a los viajeros.

El pasajero Roberto Castillo fue entrevistado por los representantes de la prensa y se quejó por la larga espera, al haber llegado las 12 horas a la ventanilla de la aerolínea y tras dos horas de espera aún seguía esperando que le asignaran un asiento.

Dijo que lo más molesto de todo era que no le informaran sobre lo sucedido aunque todos los empleados sabían que era por cuestiones del sistema.

Juan Carlos González, secretario estatal de Turismo informó vía telefónica a El Economista que está dando seguimiento al problema de Aeroméxico para saber cuántos pasajeros o qué vuelos hacia estos destinos fueron afectados.

Sabemos que hay algunos retrasos de varias horas incluso, pero que no afectaron los vuelos directos a la ciudad de Cancún, pero sí a otros destinos desde el Distrito Federal , indicó.

El director de la Oficina de Visitantes y Convenciones de Cancún, Jesús Almaguer Salazar, dijo que era de esperarse una situación pues en todos las compañías siempre hay una curva de aprendizaje cuando se introduce un nuevo sistema; dijo confiar en que esto dure el menor tiempo posible en bien de la compañía y de los propios pasajeros.

Dijo que el impacto es mínimo para el destino, aunque no puede extenderse por más tiempo pues se desquiciarían las operaciones hacia todos los destinos que opera la compañía.

Según tengo el reporte, son 35 vuelos cancelados en todo el país, pero no se sabe si alguno afecto directamente a Cancún , expresó.

Sabre, el causante

El cambio en el sistema de operación de la aerolínea Aeroméxico, llamado Sabre originó que numerosos pasajeros con destino a la ciudad de México se vieran afectados por la demora en sus vuelos, teniendo que esperar de dos a tres horas para poder volar.

Según el reporte de Aeroméxico aérea a nivel nacional fueron un total de 35 vuelos los que fueron cancelados.

Sin embargo, el problema principal, fue que dicha empresa no emitió ningún aviso, sobre la causa principal en la demora de todos sus vuelos.

apr