De acuerdo al portal Veja, la cartera de proyectos de la empresa Odebrecht asciende a 16,000 millones de dólares. Hasta septiembre del 2016, dos tercios de la cartera de obras de Odebrecht tuvieron origen en el extranjero. Países como Venezuela, Angola y Panamá concentraban más obras contratadas que las que la empresa tenía en Brasil.

En dos países, Colombia y Perú, los gobiernos han amenazado con cancelar los contratos de Odebrecht y expulsar a la empresa de sus territorios. En Colombia, se trata de una concesión de una carretera de 528 kilómetros, mientras en Perú ya se dio por terminado el contrato del Gasoducto Sur Peruano (GSP).

En el caso del GSP, ha perdido la operación del activo y la fase de construcción. Sólo esta última fase, representó 10% de la cartera de obras de la constructora brasileña, afirmó a Veja.com Alexandre García, analista de la agencia clasificadora de riesgo Fitch Ratings.

La empresa brasileña ha intentado acuerdos de cooperación con los fiscales locales, a fin de determinar multas y evitar el paro de sus operaciones. Hasta ahora, hay pre-acuerdos con autoridades de Panamá, República Dominicana, Perú y Colombia. Veja.com informa que este proceso de delación se encuentra en fase preliminar en unos países, pero otros no tienen interés de iniciarlo.

En tanto, Panamá, Perú y Ecuador han prohibido que la empresa participe en nuevas licitaciones.

En Estados Unidos, aunque no hay una denuncia de pago de sobornos, el Departamento de Justicia exigió un acuerdo y establecimiento de una multa. Odebrecht tiene obras de modernización en el Aeropuerto Internacional de Miami, una autopista en Texas y desarrollos inmobiliarios en en Louisiana.

En un comunicado, Odebrecht afirma que cree que puede mantener los contratos y estar libre para ganar nuevos proyectos, en tanto consiga firmar acuerdos de indulgencia en los países.