La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) representaría una señal negativa en los mercados internacionales para el desarrollo de proyectos futuros de gran relevancia como las refinerías o el Tren Maya, por lo que su construcción debe seguir y acelerar los trabajos, consideró la Cámara Mexicana de Empresas de Consultoría (CNEC).

“Los jugadores internacionales en materia técnica y financiera no observan los proyectos por separado, sino el entorno económico donde se desarrollen”, explicó su presidente Alejandro Vázquez en un documento enviado al próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

En el texto se argumenta que debido a que el NAIM cuenta con todos los estudios, pruebas, proyectos y modelos financieros requeridos, además de su avance físico de 31%, su desarrollo no debe detenerse y se recuerda que es urgente atender la saturación en la demanda de servicios aéreos en el centro del país.

La cámara reconoce que el retraso en las tareas de construcción, “derivado principalmente de factores técnicos por condiciones de suelo” se está solventando, pero a fin de evitar mayores afectaciones que impacten la competitividad del país, resulta indispensable no demorar más las contratación de los servicios y obras faltantes del NAIM y proceder a su contratación en el menor tiempo posible.

Además, para dar un puntual seguimiento al nuevo aeropuerto se debe dar atención especial a la figura de gerente del proyecto (la firma estadounidense Parsons), porque “tiene un papel fundamental para aportar elementos de eficiencia, mejora, y prospectiva que permitan una revaluación del proyecto”.

Santa Lucía, sin información

El documento de la CNEC deja en claro que empresas afiliadas, en razón de su desempeño profesional, están participando de diversas maneras en la construcción del NAIM, por lo que cuentan con un grado de conocimiento técnico de la obra. Sin embargo, su comentario está basado en el análisis que hizo una comisión especial en la que responde únicamente a temas técnicos.

En relación con la propuesta del aeropuerto de Santa Lucía, al igual que diversas organizaciones de ingenieros, afirman que la información técnica al respecto es prácticamente inexistente, por lo que no están en condiciones de ofrecer un comentario adecuado.

En el supuesto de que se opte por detener la obra y generar una operación simultánea entre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y Santa Lucía, además de las complicaciones aeronáuticas, se presentaría un reto “descomunal” para conectar las dos terminales. Como pronta alternativa para atender la demanda del servicio aéreo, en tanto se termina el nuevo aeropuerto, la CNEC recomienda utilizar aeropuertos alternos, para algunos vuelos nacionales que utilicen aviones pequeños.

Cialtoa asesorará al GACM en auditorías

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) adjudicó a la empresa Cialtoa un contrato por hasta 30 millones de pesos para que le brinde los servicios de asesoría para la atención de observaciones formuladas por la Auditoría Superior de la Federación en los últimos cuatro meses del 2018. El contrato está vigente desde el 11 de septiembre y concluirá el 31 de diciembre próximo.

Los servicios que se ofrecerán al GACM abarcarán la verificación de la integración de los expedientes relacionados con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) e implican: convenios modificatorios, ajuste de costos, rescisión de contratos, terminación anticipada, suspensión de trabajo y garantía de vicios ocultos, entre otros.

Cialtoa (Centro de Investigación y Asistencia Legal y Técnica en Obras y Adquisiciones), está afiliada a la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría y fue una de las seis organizaciones invitadas para participar en la licitación.

Como parte de los trabajos, la firma deberá asistir a las reuniones que convoque el grupo, con los residentes y con el grupo de auditores de la Auditoría Superior de la Federación, para lo cual se le convocará oportunamente y tiene que elaborar proyectos de respuesta a las observaciones de la auditoría, verificando que se integre la documentación de soporte, suficiente, competente, pertinente y relevante.

La adjudicación del contrato se presentó en un momento en el que el GACM mantiene suspendidas cuatro grandes licitaciones relacionadas con obra pública y servicios.

[email protected]