Es probable que el sector minero de México experimente cierta recuperación este año después de la caída inducida por la pandemia en 2020, pero un líder clave de la industria reveló que teme que el creciente riesgo político frene el repunte y las empresas concentren nuevas inversiones en otros lugares.

Fernando Alanís, presidente de la cámara minera mexicana, Camimex, dijo en una entrevista que el aumento de las dudas sobre políticas gubernamentales sobre permisos y concesiones llevará a al menos una docena de firmas a trasladar nuevas inversiones a países más atractivos como Perú y Chile este año.

"Yo creo que en el 2021 empiezan a aparecer otros factores (negativos) que ya no es la Covid-19, es incertidumbre", afirmó la víspera a Reuters.

Alrededor de una docena de empresas, detalló, "están decidiendo que sus siguientes inversiones (las) van a hacer en otro lado", ya que los problemas regulatorios y fiscales de México lo han hecho menos atrayente que los centros mineros de América del Sur.

Las publicaciones especializadas sobre el sector han mostrado recientemente que las compañías con proyectos mexicanos importantes, como Argonaut Gold Inc, Excellon Resources Inc y Sierra Metals Inc probablemente estén buscando fuera del país para potenciar su crecimiento.

México es el mayor productor de plata del mundo, responsable de casi una cuarta parte de la producción mundial, así como uno de los 10 principales productores de oro y cobre.

Alanís, quien hasta principios de este año fue durante mucho tiempo el director general de Industrias Peñoles, dijo que espera que la inversión en la minería mexicana este año se mantenga en niveles de 2020, de alrededor de 2,800 millones de dólares, a pesar de que el sector cerró completamente durante dos meses por las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus.

Explicó que el valor de la producción del sector este año probablemente alcanzará los niveles de 2019 o alrededor de 11,900 millones de dólares, impulsado por precios más altos.

Alanís elogió las señales provenientes de la nueva secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, cuya dependencia supervisa la minería y con quien a principios de este mes inició conversaciones para impulsar la actividad en esa área.

Sin embargo, criticó duramente al presidente Andrés Manuel López Obrador, de quien dice ha pintado una imagen falsa del sector, como que hasta el 80% de la tierra mexicana se ha entregado en concesiones mineras, cuando los datos del Gobierno muestran que la cifra es solo de alrededor del 9%, con apenas una cuarta parte de ella en operación.

El gobierno de López Obrador también ha rechazado conceder algunos permisos para proyectos y detuvo el otorgamiento de nuevas concesiones, mientras que el jefe de la comisión de Economía del Senado, del gobernante partido Morena, propuso recientemente la nacionalización de la naciente industria del litio.

"Si no hay el otorgamiento de concesiones, no hay exploración y si no hay exploración, sencillamente el futuro de la minería está en entredicho", indicó.

Agregó que las conversaciones con Clouthier, junto con funcionarios de alto nivel del área tributaria y de medio ambiente se reanudarán la próxima semana.