En julio, la producción nacional de petróleo llegó a 1.604 millones de barriles por día, con una reducción de 4.2% en un año y también con una baja mensual, de 0.7%, y por primera vez desde que comenzó la operación de privados en el país, todos excepto uno de los campos que reportan al regulador mostraron caídas mensuales, informó este martes la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). 

De nueva cuenta, y aún sin recortes que se realizaron durante mayo y junio por compromisos con los productores y no afiliados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+), la mayor caída en la producción se observó en las asignaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya extracción se situó en 1.478 millones de barriles por día, con una reducción anual de 7% y de 0.6% en comparación con junio. Para el séptimo mes de 2020, la participación de las asignaciones de la empresa estatal descendió a 92.14% del total nacional.  

La única área que Pemex opera sin socios mediante un contrato, en los campos en aguas someras Ek y Balam, mostró incluso una reducción de 0.5% mensual en su producción de julio, que se situó en 69,318 barriles por día, con un incremento anual de 50 por ciento. Este contrato representa hoy el 4.3% de la producción nacional de petróleo.  

Al incluir todos los contratos en los que Pemex tiene participación con y sin socios y sus asignaciones, la extracción de la petrolera nacional fue de 1.547 millones de barriles diarios, con la misma reducción de 0.6% que tuvo en sus asignaciones y con una caída de 5.4% anual. Con esto, Pemex participa en 96.5% de la extracción petrolera nacional.  

Contratos

Incluso la producción petrolera de todos los contratos, incluido el de Pemex en Ek-Balam, mostró una reducción mensual, de 1.7%, al ubicarse en 126,062 barriles por día en el séptimo mes del año. En el comparativo anual, gracias principalmente a la actividad que arrancó hace un año la italiana Ente Nazionale Idrocarburi (ENI) en el contrato de aguas someras Miztón-Tecoalli, la producción de los contratos tuvo un incremento de 47.8% en comparación con julio del año pasado.  

Así, al mes de julio, la producción por medio de contratos petroleros otorgados a partir de la reforma del 2014 correspondió ya a 7.86% de la producción nacional, cuando hace un año era de 5% y en 2018 de 2.8 por ciento.  

La extracción petrolera a través de los contratos de asociación en áreas terrestres con Pemex que la CNH adjudicó mediante licitaciones tipo farmout se ubicó en 12,600 barriles por día, con una reducción de 1.6% mensual, pero con un incremento de 24% en un año.  

Tanto Cárdenas-Mora, operado por la egipcia Cheiron, como Ogarrio, de la alemana Dea Deutsche, tuvieron en lo individual caídas mensuales, de 2.8% y 0.7% respectivamente, aunque en el comparativo anual ambos contratos incrementaron su producción en 18% y 29%, cada uno. La extracción mediante farmouts es apenas de 0.8% del total nacional.  

En lo que respecta a los tres contratos también bloques terrestres operados por privados en asociación con Pemex que migraron del régimen anterior después de la reforma energética, la extracción del mes de julio se situó en 21,167 barriles por día, con una reducción de 1.6% en comparación con junio, además de un aumento anual de 13 por ciento.  

El contrato Miquetla, del consorcio entre Diavaz y Weatherford, tuvo una reducción de 4.9% en un mes, mientras que Ébano, operado también por la mexicana Diavaz  tuvo un ligero aumento mensual de 1% y Santuario-El Golpe, operado por la británica Petrofac, mostró una caída de 2.2% en su producción.  

Hasta el contrato en aguas someras en el campo Miztón, operado por ENI, tuvo una caída mensual, de 3.7%, al llegar a 18,005 barriles por día en julio, luego de que a un año de arranque, ha incrementado en 232% su extracción en esta área donde comparte una regalía ponderada de más de 81% de sus ingresos con el Estado mexicano, que se la adjudicó con reservas probadas ya encontradas gracias a que ofreció las mejores condiciones para su operación en la Ronda 1.2.  

Finalmente, los nueve contratos adjudicados mediante Rondas que ya tienen producción, de los cuales siete corresponden a las Rondas 1.3 y 2.3 de campos terrestres, tuvieron en julio una producción acumulada de 22,934 barriles diarios, con un incremento de 126% en un año, pero con una reducción mensual de 5.5 por ciento.  

Cabe resaltar que el bloque de aguas someras Hokchi, otorgado en la Ronda 1.2 al consorcio entre las argentinas Panamerican y E&P Hidrocarburos que lleva el nombre del bloque, reportó producción por tercer mes consecutivo, llegando a 1,559 barriles por día en julio, con una reducción mensual de 21 por ciento.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg