La participación de la energía limpia en la generación eléctrica efectiva del país ha aumentado de menos de 20% a más de 25% en una década, y se pretende que llegará a 35% al finalizar la presente administración. Y de esta participación, el 55% corresponde a la hidroeléctrica, geotérmica y nuclear, tecnologías que opera la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuya participación ha bajado desde el nivel de casi 100% que tenía en el 2011, luego del incremento de la participación de la energía renovable, fotovoltaica y eólica de los privados en el país.

Según los datos de la Secretaría de Energía, que luego de tres años actualizó su apartado de Generación de electricidad del Sistema de Información Energética (SIE) añadiendo el volumen anual efectivo de generación por tecnología del 2018, 2019 y 2020 (sin datos mensuales de estos años o del 2021), en el 2020 se generaron en el país 300.844 gigawatts hora de energía, al contar el vapor, los ciclos combinados a gas, turbogas, combustión interna, dual y carbón, en la parte fósil, y geotermia, nuclear, hidroeléctrica, eólica y fotovoltaica como energía limpia. De este volumen, 25% correspondió a energía limpia. 

De esta, 56% correspondió a la energía nuclear, geotermia e hidroeléctrica, que genera casi exclusivamente la CFE. Con un volumen de 42,255 megawatts hora, la generación limpia de la CFE mediante estas fuentes ha caído 19% en una década, puesto que era de 52,391 megawatts hora en 2011 y representaba el 99% de la generación limpia del país. 

Este descenso se debe a la incursión de la generación renovable, eólica y solar, que casi en su totalidad corresponde a privados y que el año pasado fue de 33,229 megawatts hora, cuando hace una década era de únicamente 2,399 megawatts hora, con lo que se ha incrementado más de 10 veces y de menos de 1%, el año pasado representó más de 44% de la energía limpia del país. 

En tanto, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró este lunes que México alcanzará la meta de 35% de energía limpia en su canasta de generación al 2024, ya que de hecho cerrará el 2021 con poco más de 30% de la generación efectiva de electricidad en el país mediante fuentes que no emiten gases de efecto invernadero. 

Así, se cerrará el 2021 con una producción de energía limpia de casi 91,000 gigawatts hora, ya que según los indicadores que presentó la titular de Energía ante el legislativo, a octubre del 2021 se había producido un total de 298,910 gigawatts hora de los cuales el 30.36% habrá sido aportado mediante fuentes limpias.

Cabe recordar que al siguiente año de la aprobación de la Ley de Transición Energética, en 2017, la participación nacional de energía limpia era de 21.5% del total nacional, y que ésta ha aumentado en más de nueve puntos porcentuales en cuatro años, gracias a las nuevas instalaciones particularmente renovables, ya que únicamente la generación fotovoltaica pasó de menos de 1% a 5.3% de participación en este lapso. 

México considera limpias tecnologías que son específicamente renovables, como la eólica, geotermia, fotovoltaica y eólica y otras que no emiten gases de efecto invernadero, pero tienen externalidades sociales y ambientales negativas, como la gran hidroeléctrica, la nuclear y el componente de vapor de los ciclos combinados.  

El crecimiento de la generación mediante fuentes limpias corresponde a la instalación de capacidad de eléctrica privada ya que, de las tres subastas para venta de energía a largo plazo a los suministradores del país, que fue prácticamente la CFE para su suministro básico (además de un pequeño componente de Iberdrola y Cemex), ha entrado en operación el 86% de la capacidad contratada, que son 6,800 megawatts de energía renovable casi en su totalidad, eólica y fotovoltaica, principalmente. 

La CFE, por su parte, planea elevar su capacidad de generación limpia con proyectos como la construcción de un parque fotovoltaico en Puerto Peñasco, Sonora, que tendrá una capacidad de generación de 420 megawatts y al que se destinarán casi 10,000 millones de pesos. Además, ejecuta una inversión de casi 20,000 millones de pesos para ampliar unos 246 megawatts a los 12,371 megawatts existentes de capacidad de generación hidroeléctrica, con la modernización de 14 plantas.

karol.garcia@eleconomista.mx