La Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentará este miércoles la segunda parte de su programa de construcción de gasoductos para reforzar las redes del norte del país, Baja California Sur y la región central.

Las licitaciones que se presentarán son sobre los ductos que van de Tuxpan a Tula, el de Colombia a Escobedo, Samalayuca a Sásabe y uno más en Baja California Sur.

El esquema de licitación son contratos de servicios a 25 años en donde la empresa del estado paga el servicio del transporte de gas natural de punto a punto. El gasoducto podrá tener además clientes privados que compartirán la capacidad de transporte y entrega. Por regulación, los ductos deberán de tener una temporada abierta, inicialmente, y luego compartir la capacidad del tubo.

La inversión es 100% privada, respaldada por los ingresos que se obtienen de prestar el transporte a la CFE.

Los nuevos ductos tienen como propósito ser parte del programa integral de generación en la redes de gasoductos norte-noreste, así como disponer de combustible para la central termoeléctrica de Baja California y atender la demanda de la región centro del país a partir del gas que se movería en el ducto de Tula–Tuxpan.

Los ductos son necesarios para los proyectos de conversión que tiene la CFE en varias regiones del país, específicamente de la central de Tula o la modernización de las unidades 1 y 2 de Samalayuca. En otros casos se busca tener redundancia en los ductos, así como capacidad para poder incrementar la eficiencia y la capacidad del parque de generación.

En el caso de los ductos del norte se construirá un sistema de ductos con capacidad para atender las regiones de Sonora y Chihuahua, que tienen centrales eléctricas y una vecindad con Estados Unidos. En el 2013 este proyecto no consideraba la construcción de un sistema privado que se moviera entre Samalayuca y Sásabe.

Los ductos responden a un segmento con un crecimiento del orden de 4.45 en la cantidad de usuarios, que al cierre del año pasado sumaron 37.4 millones. Las ventas de la CFE son por 23,000 millones de dólares, 70% proviene de clientes industriales y comerciales -alta y media tensión- y el resto del sector doméstico y de baja tensión.

La CFE tiene inversiones cercanas a los 47,000 millones de dólares en infraestructura durante los últimos 17 años y más de 55% es privada.

[email protected]