La Comisión Federal de Electricidad (CFE) aseguró que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) emitirá en los próximos días la convocatoria para la tercera subasta de largo plazo de adquisición de energía para el suministro básico en el cual la estatal eléctrica competirá por primera vez tanto del lado de la demanda, con otros suministradores, como consigo misma a través de sus seis nuevas empresas de generación, en la oferta. Desde enero de este año, la CFE cuenta con seis empresas de generación con un promedio de entre 1,500 y 3,500 trabajadores, que participan en todos los mercados existentes con contratos bilaterales con nuevos clientes y satisfacen el suministro básico.

Las bases de las dos primeras subastas de largo plazo establecieron que los generadores pueden ofertar por medio de plantas nuevas o con menos de un año de operación. Igual que en las primeras dos subastas, la convocatoria para el tercer proceso será para tecnologías preferentemente renovables, con contratos de 20 años y retornos a largo plazo, que por la volatilidad en los precios de los combustibles no es rentable para generadores fósiles. Sin embargo, además de adquirir energía constante y certificados de energía limpia (CEL) para cubrir su obligación, la estatal también buscará plantas de rápida reacción para las horas de mayor demanda, o potencia, un mercado que en el 2016 tuvo un valor de más de 50,000 millones de pesos en que las tecnologías más convenientes fueron la generación mediante turbinas de gas y termoeléctrica a base de diesel.

Por ello, según la conformación de las nuevas empresas de la CFE, Generación II, con 8,500 megawatts (MW) y sede en Jalisco; Generación I, con 7,000 megawatts (MW) y sede en la Ciudad de México, y Generación IV, con 8,500 MW y sede en Nuevo León, podrán ofrecer potencia, ya que administran centrales de vapor convencional, ciclo combinado, turbogas y combustión interna, además de generación hidroeléctrica.

Generación III, con 9,000 megawatts MW y sede en Sonora, y Generación VI, con 8,500 MW y sede en Veracruz, podrán contender por energía constante y CEL al ser las únicas que administran tecnología fotovoltaica, la que más ofertas tuvo en las dos primeras subastas. La administración de eólicos se concentró en las empresas Generación VI –que también administra geotérmicos– y Generación V, que con 13,000 MW administra también ciclos combinados y los contratos legados del viejo esquema.

kgarcia@eleconomista.com.mx