Ante las declaraciones que acusan a la Comisión Federal de Competencia (CFC) de no evitar prácticas anticompetitivas o al propio Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión, de pretender negar la concentración Televisa-Iusacell, él aseguró que no responderá a presiones de ningún sector.

Por lo que el voto que emita con respecto a la solicitud de compra de 50% de acciones de Iusacell por parte de Televisa, se basará estrictamente en la ley de competencia y en el impacto de la operación en las condiciones de competencia y libre concurrencia en los mercados.

Además precisó que independientemente de cómo decida votar, la decisión final se dará por mayoría de votos de los cinco comisionados que conforman el pleno de la CFC.

La Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi) hizo un llamado a la CFC para que ésta niegue la alianza Televisa-Iusacell, por la cual la televisora compraría 50% de las acciones de la filial de Grupo Salinas, por considerar esta operación una amenaza para la competencia.

Mientras que Grupo Salinas ha manifestado que de no autorizarse la operación, el regulador pondría en riesgo la posibilidad de que bajen los precios y mejoren los servicios en el mercado de las telecomunicaciones.

Al respecto, Pérez Motta reconoció que es normal que los funcionarios de un órgano regulador reciban presiones por parte de agentes económicos.

Las declaraciones de representantes de Iusacell se han adelantado a mi voto y han puesto en duda públicamente mi imparcialidad en la próxima decisión sobre la concentración Televisa-Iusacell, que por mandato legal deberá tomarse por el pleno de la CFC a más tardar en los primeros días de febrero , puntualizó.

USUARIOS, SIN BENEFICIO: AMEDI

Raúl Trejo, especialista del sector de las telecomunicaciones y miembro de la Amedi, aseguró que la fusión no beneficia a los usuarios de los servicios de telecomunicaciones, tampoco atraerá inversiones nuevas al sector y no impulsará el desarrollo de la industria.

Aleida Callejas, presidenta de la Amedi, dijo que la creación de un monopolio para el combate de otro monopolio no es la solución.

Por otra parte, Jorge Bravo, analista de Mediatelecom, destacó que de los 1,600 de dólares que pretende invertir Televisa en Iusacell, 1,530 serán destinados para pagar deudas de la telefónica, por lo que no hay un beneficio implícito de los usuarios, sino sólo para la empresa.

Los miembros de la Amedi acusaron a la CFC de ser omisa en su obligación de iniciar una investigación de oficio relacionada con la alta concentración en el mercado de televisión abierta y con ello fortalecer la existencia del duopolio Televisa-Televisión Azteca.

[email protected]