Para reformar la ley eléctrica, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador manipula, polariza y engaña a la sociedad, para tomar el control del sistema eléctrico a través de la Comisión federal de Electricidad (CFE), a costa de violar la Constitución mexicana y el estado de derecho, lo que es “inaceptable”, afirmó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Hace unos días el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, acusó a los empresarios de “robo”, derivado a que grandes empresas se apoderan de redes del sistema eléctrico y no pagan ni un peso a la nación, además de utilizar unidades de autoabasto que se traduce en “atracos”.

A través de un comunicado, el organismo que encabeza Carlos Salazar sostuvo que con dichas declaraciones del funcionario morenista, “es evidente que el respeto y cumplimiento de las leyes y la Constitución en nuestro país están en grave riesgo y la solución no es que un grupo de personas dicten normas inconstitucionales, sino todo lo contrario, debemos reforzar y consolidar aún más nuestro Estado de Derecho”.

Las 12 organizaciones que integran el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) respondieron a Manuel Bartlett sobre las declaraciones entorno a la iniciativa de reforma, en el que asegura que “el Estado mexicano retomará el control del sistema eléctrico para ejercerlo a través de la CFE”, no obstante, el empresariado calificó como un atentado contra el sistema y los preceptos legales que protegen a los mexicanos.

“Los ciudadanos queremos impedir que desde el Gobierno arbitrariamente se vulneren y se pasen por alto los diques de contención legales, porque entonces sería admisible que cualquiera lo haga o que cualquier ciudadano que considere que una ley no le favorece, la desconozca”.

Aclaró que el compromiso del sector privado es con el bienestar de las familias mexicanas y su economía, así como hacer valer el Estado de Derecho.De modo que reformar la ley eléctrica basándose en la ideología y la manipulación de los distintos sectores de la ciudadanía “es inaceptable”.

Al respecto, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora, protestó contra el gobierno morenista y dijo que es “falso” afirmar que los empresarios no pagan y no invierten en el sector energético, pues son quienes abogan por la generación de energías limpias, más baratas y menos contaminantes.

“Rechazamos categóricamente cualquier tipo de descalificación y señalamiento sin fundamento en contra de las empresas e inversionistas. Estas imputaciones irresponsables en contra de un sector no abonan al crecimiento de nuestro país y al interés común de impulsar el avance de la industria eléctrica -particularmente de la CFE - en condiciones de justicia, donde se respete el Estado de Derecho y se promueva la libre competencia”, respondió el líder empresarial a Manuel Bartlett, director de la CFE.

Por ello, Medina Mora estableció que los errores y abusos de la reforma eléctrica no sólo deben ser señalados, sino corregirse con base en la ley, para que abone a la transparencia y certidumbre en la industria.

A través de un comunicado de prensa, el presidente de la Coparmex aclaró que el sector empresarial “no estamos en contra de que exista una regulación firme en materia energética”, y dijo que están conscientes de que el Estado continúe siendo garante de la electricidad para los mexicanos. No obstante, se pronunció en favor de que haya un servicio de mayor calidad y a un mejor precio, lo que en el corto plazo resulta imposible para la CFE.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx

kg