En los próximos meses, Petróleos Mexicanos (Pemex) buscará migrar con o sin socio 10% de la producción actual mediante asignaciones, es decir, unos 200,000 barriles diarios, a contratos de exploración y producción petrolera del nuevo régimen, ya sea producción o utilidad compartida o licencias.

Por lo pronto, en el primer semestre del año migrará el campo Ek Balam en aguas someras, mismo que cuenta con una producción de 40,000 barriles por día y que gracias a que con un contrato tendrá un régimen impositivo más flexible que el de las asignaciones, le dará beneficios por alrededor de 527 millones de dólares en valor presente neto.

En el segundo semestre del año, buscará también migrar la porción terrestre de los campos Cárdenas Mora, en Tabasco, y Ayin Batsil en aguas someras del Golfo. Cabe señalar que en la primera sesión del órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) del año, se mencionó la posibilidad de aprobar migraciones en Ku Maloob Zaap, el activo productor más grande de la estatal que hoy en día aporta 42% de la producción de la estatal.

Estamos analizando caso por caso en todas las asignaciones a nuestro cargo y en línea con el plan de negocios y un calendario de migraciones, buscaremos cambiar estos campos a un esquema que nos permita mejorar condiciones fiscales , aseguró Gustavo Hernández, director de Exploración y Producción en la conferencia anual con inversionistas para la presentación de resultados del 2016.

Farmouts

La asociación con la australiana BHP Billiton en el esquema de farmout dentro del campo Trion en aguas profundas requerirá una inversión de 11,000 millones de dólares durante la vida del contrato, pero dadas las condiciones de acarreo, Pemex no invertirá durante los primeros cuatro años de operación del contrato. Sin embargo, pretenden obtener la primera producción de este campo en el 2023, para lo cual Pemex invertirá recursos fiscales por 600 millones de dólares.

En el Bloque 3 del Cinturón Plegado, donde Pemex obtuvo un contrato de licencia en asociación con la estadounidense Chevron y la japonesa Inpex, la inversión que realizará la estatal durante el programa mínimo de trabajo, de cuatro años mínimo, será de 3.5 millones de dólares.

kgarcia@eleconomista.com.mx