El productor brasileño de petroquímicos Braskem dijo el martes que llegó a un acuerdo de suministro gas con la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) para resolver las cuestiones pendientes entre ambas compañías y construir una terminal de etano.

Según un documento enviado a la bolsa, la nueva estación de importación del energético cubriría las necesidades de materia prima de Grupo Idesa, la socia de la brasileña en México. Pemex, Pemex Logística y otras entidades estatales cuyo nombre no fue detallado apoyarán la construcción de la obra.

Braskem también informó que ha llegado a un nuevo convenio para la recepción de al menos 30,000 barriles de etano por día hasta que la nueva terminal entre en funcionamiento en la segunda mitad de 2024 o en febrero de 2025 a más tardar.

El acuerdo resuelve un conflicto de larga data entre las empresas, ya que el Gobierno de México sopesó el año pasado cancelar el contrato de entrega de etano de Pemex a Braskem-Idesa, que usa el producto para una gigantesca planta de polietileno inaugurada en 2016, debido a sus altos costos.

La firma mexicana había anunciado en marzo un arreglo con la brasileña para la distribución de 30,000 barriles de etano por día hasta 2024, mientras que el contrato anterior —suscrito en 2010— preveía el suministro de 66,000 barriles por día durante 20 años.

En un comunicado difundido por Braskem-Idesa en México, el consorcio detalló que la nueva instalación requerirá de una inversión de unos 400 millones de dólares y estará ubicada en el puerto de Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz, cerca de la planta de polietileno, Etileno XXI.

El nuevo contrato también otorga a Braskem-Idesa un derecho de preferencia para adquirir todo el etano disponible para Pemex que la petrolera estatal no utilice hasta 2045 a precios acordes con los mercados internacionales, agregó Braskem.