Pese a que a lo largo del año pasado implementó una serie de medidas proteccionistas –algunas de ellas que afectaron directamente a México– Brasil reportó en el 2012 su superávit comercial anual más bajo en una década, en un escenario en el que la debilidad de la economía global frenó la demanda por los productos de la nación sudamericana.

El comercio exterior de Brasil dejó un saldo favorable de 19,440 millones de dólares el año pasado, el más bajo desde el 2002. La cifra, además, representa una importante caída, de 35%, frente a los 29,790 millones de dólares del 2011, según datos oficiales divulgados el miércoles.

Brasil tuvo un superávit comercial en diciembre del año pasado de 2,250 millones de dólares, tras haber reportado un inesperado déficit de 186 millones de dólares en noviembre.

Durante el último año, la apagada demanda por exportaciones brasileñas como la soja y el mineral de hierro han perjudicado a la balanza comercial de la sexta mayor economía mundial.

Un repunte económico en Estados Unidos y China podría ayudar a estabilizar al sector exportador de Brasil, dijo a periodistas la secretaria de Comercio Exterior, Tatiana Prazeres.

Sin embargo, Prazeres advirtió que una recesión en la Unión Europea y las débiles ventas a Argentina siguen siendo dos riesgos para Brasil.

Las exportaciones a Argentina, el tercer mayor socio comercial de Brasil después de China y Estados Unidos, se derrumbaron 20.7% en el 2012 a 17,900 millones de dólares, el menor nivel desde el 2009.

Argentina, que quedó fuera de los mercados de crédito desde una cesación de pagos en el 2002, adoptó restricciones a las importaciones el año pasado, para intentar frenar la salida de dólares del país.

Argentina aplica licencias de importación no automáticas a más de 600 productos, entre ellos computadores, tractores, automóviles y autopartes, plásticos, químicos, neumáticos, juguetes, calzado, textiles y vestuario.

Desde el 1 de febrero del 2012, todos los importadores argentinos deben obtener un permiso de la autoridad (la Declaración Jurada Anticipada de Importación) antes de poder cursar cualquier operación de importación.

También existe una política según la cual los importadores deben compensar cada dólar importado por un dólar de exportaciones (o por un dólar de inversión en Argentina). (Con información de Reuters y Roberto Morales)

empresas@eleconomista.com.mx