El gobierno brasileño fijó para el 4 de noviembre la licitación que pondrá en marcha el despliegue de la red 5G, con una instalación paralela de uso gubernamental para evitar el espionaje.

"Estamos hablando de una licitación de cerca de 50,000 millones de reales (unos 9,300 millones de dólares al cambio actual) en inversiones", estimó en un comunicado el ministro de Comunicaciones, Fábio Faria.

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) dio luz verde este viernes a la licitación al aprobar los documentos para comenzar el proceso, inicialmente previsto para el primer semestre de 2021.

Como estaba previsto, la licitación contempla la instalación de una red privada "destinada a evitar fugas de información y proteger los datos", indicó la nota.

En agosto, Faria había explicado que el gigante chino Huawei, sometido a sanciones de Estados Unidos, quedaría excluido de participar de esta red gubernamental por los términos del llamado, aunque podría participar del resto de la licitación.

El proceso, según la nota, es "la mayor oferta de espectro de la historia", que se lanzará formalmente con la publicación en el diario oficial el próximo lunes, cuando iniciará un plazo de 30 días para la presentación de propuestas.

El 27 de octubre serán abiertas las ofertas y el 4 de noviembre se realizará la evaluación final.

Las empresas ganadoras del concurso deberán proveer 5G al Distrito Federal y a las 26 capitales estatales antes del 31 de julio de 2022, detalló el ministerio.

Para el resto de las ciudades, con poblaciones de más de 30,000 habitantes, la llegada del 5G se prevé entre 2025 y 2028.

Además, la subasta incluye el compromiso de llevar internet a localidades con más de 600 habitantes en el país donde todavía hay 40 millones de personas sin conexión, indicó Faria.