Brasil reportó un superávit de 100 millones de dólares con México en el comercio de autopartes en el primer bimestre del 2011, en contraste con su saldo negativo en el intercambio de automóviles, donde su competitividad ha ido en franco declive.

El superávit en autopartes fue marginalmente menor, en 709,000 dólares, frente a los mismos dos meses del 2010.

A diferencia del comercio de automóviles, las autopartes reguladas en el Acuerdo de Complementación Económica número 55 (ACE 55) permanecen libres de aranceles y sin ninguna restricción cuantitativa entre ambas naciones.

En el 2010, Brasil obtuvo un superávit de 625 millones de dólares en el comercio de autopartes con México.

Armando Soto, presidente de la consultoría Kaso y Asociados, consideró que el planteamiento de Brasil de aumentar de 30 a 40% el contenido regional para el ensamble de automóviles busca forzar hacia un incremento del valor agregado de los mismos.

CONTENIDO REGIONAL

El contenido regional, que significa que los insumos incorporados en los autos deberán ser de origen mexicano y/o brasileño cuando menos en límites referidos, será de 35% desde el 19 de marzo del 2013 y de 40% desde el 19 de marzo del 2016.

En el primer bimestre del año pasado, México logró, en cambio, un superávit de más de 400 millones de dólares en el comercio de automóviles con Brasil.

En esta arista, la competitividad de la industria automotriz brasileña se ha visto mermada en el mercado de México, hasta ubicarse lejos de su época dorada, cuando llegó a vender autos a los mexicanos más que ningún otro país.

rmorales@eleconomista.com.mx