México será estratégico para el grupo alimentario italiano Barilla, ya que su estrategia es entrar en forma agresiva en los países emergentes y duplicar su volumen de negocios en 2020, afirmó hoy aquí el presidente de la sociedad, Guido Barilla.

En declaraciones a Notimex tras un encuentro con la prensa extranjera en Roma, Barilla recordó que el grupo tiene una planta productiva en el estado mexicano de San Luis Potosí.

"En México las cosas van muy bien, estamos vinculados al grupo Herdez desde hace muchos años, la planta de San Luis Potosí en la que hemos invertido en modo significativo es muy eficiente, tenemos una saturación de capacidad productiva", dijo.

Por ello no descartó en el próximo futuro la instalación de nuevas plantas de producción en el país.

Dijo que para la empresa México será un país estratégico en el futuro y descartó que la violencia vinculada al narcotráfico haya representado un problema.

"Nosotros no nos hemos visto para nada afectados por la inseguridad. Es posible que en el futuro, si los resultados continúan siendo positivos, invertiremos en la ampliación de la capacidad productiva en México", anotó.

Guido Barilla y el director administrativo de la sociedad, Carlo Colzani presentaron ante la prensa extranjera la estrategia renovada de crecimiento de la empresa, que aspira a convertirse en un actor global y duplicar para el 2020 su volumen de negocios.

En particular, Colzani resaltó la importancia que han adquirido para el grupo los países emergentes, con un crecimiento económico importante y millones de nuevos consumidores.

"Es un imperativo entrar en países como Brasil. Nuestra intención es entrar agresivamente en los países emergentes", resaltó.

Insistió en que el plan del grupo es convertirse en una verdadera multinacional italiana, pero precisó que no se trata sólo de crecer por crecer, sino de hacerlo teniendo presente el impacto ambiental en un contexto de cambio climático que aumentará en el futuro.

En ese sentido, Guido Barilla recordó que el grupo ya se ha visto afectado por los cambios climáticos, pues debido a la inusual ola de calor que en el verano de 2010 se abatió sobre Rusia una de sus plantas en ese país se incendió.

"Si esas altas temperaturas hubiesen afectado a Estados Unidos, el mundo entero habría sufrido un grave impacto", anotó.

Informó que en 2011 Barilla alcanzó una facturación de 3,916 millones de euros, con una ganancia antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda, por sus siglas en inglés) de 477 millones de euros y una utilidad neta de 76 millones de euros.

Dijo que el año pasado la sociedad invirtió 146 millones de euros en tecnología y plantas productivas y 41 millones de euros en investigación y desarrollo y que anualmente el grupo produce 2.3 millones de toneladas de productos.

Asimismo, informó que Barilla da empleo a 13,141 personas, de las cuales 4,494 están en Italia y el resto en otros países.

Confirmó que el grupo está por abrir dos restaurantes en Nueva York a manera de experimento que podría convertirse después en una nueva estrategia de negocios.

MFH