De manera paulatina, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los industriales azucareros y el sindicato iniciaron la implementación del Sistema de Medición y Avance de la Productividad (Simapro), que ha permitido modernizar las relaciones laborales; migrar a los esquemas de multihabilidad y multifuncionalidad; integrar la capacitación por competencias; desarrollar el trabajo en equipo e integrar la salud y seguridad en el trabajo, lo que ha traído importantes resultados en el desempeño de las fábricas y que permite proyectar una mejor molienda.

En entrevista, Adrián Sánchez Vargas, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Azucarera y Similares de la República Mexicana, detalló que la producción que se espera para la zafra 2012-2013 es de 5.6 millones de toneladas, 550,000 toneladas más que la molienda anterior.

En ese sentido, Sánchez Vargas detalló: La productividad toma un valor estratégico y las empresas y el sindicato hemos desarrollado una gama de posibilidades que nos han permitido ir incrementando los niveles de producción .

Explicó que esta industria es vital, si se considera que el sector, en conjunto, se integra por 57 grandes ingenios, localizados en 15 estados de la República Mexicana, que dan empleo, directamente, a 34,000 trabajadores, e indirectamente, a alrededor de 400,000 trabajadores, lo que habla de la relevancia de ese sector en nuestra economía .

Recordó que el 2007 fue un año de trascendencia para el sector, pues después de 71 años de existencia del Contrato Ley de las Industria Azucarera, Alcoholera y Similares de la República Mexicana, inició un proceso de modernización tomando como eje a la productividad que ha llevado a tener acuerdos de relevancia en materia salarial, pues se acordó un incremento al salario el pasado mes de octubre, que se aplicará durante todo el 2013, de 6.2%, además de mejoras en las prestaciones de servicios sociales, seguro de vida y bono de productividad.

Sector pionero

Tras referir que este sector es el primero en adaptar los sistemas de diálogo y medición de productividad, dijo que ha pugnado por desarrollar un sindicalismo abierto, representativo y de vanguardia frente a los retos del mercado laboral actual; diálogo social donde ambas partes se escuchan y acuerdan conforme a las necesidades del sector, pero tropicalizar los acuerdos y compromisos a nivel local frente a las realidades de cada ingenio; capacitación por competencias del recurso humano para la mejora continua a través del apoyo técnico del Programa Simapro de la OIT; y sustentabilizar la responsabilidad social del sector con la comunidad .

Modernización, el reto

Agregó que el reto para el 2013 que ha definido la industria es el de modernizar el campo cañero: Los precios actuales hacen posible la inversión en el campo y resulta interesante para nuestros compañeros hacer más productivas sus hectáreas, en vez de crecerlo horizontalmente, que crezca verticalmente, para tener una mayor productividad en el campo .

Y prosiguió: Teniendo suficiente caña, la planta fabril actualmente instalada tiene capacidad para entre 6.5 a 7 millones de toneladas, saldríamos ganando todos y eso mismo impulsaría la modernización de los ingenios para tener todavía un mayor rendimiento en fábrica .

[email protected]