A tres años de que una investigación de Citizen Lab, un laboratorio de la Universidad de Toronto, reveló que el gobierno mexicano supuestamente utilizó en 2017 el programa Pegasus para espiar a periodistas, activistas y políticos de oposición, la Fiscalía General de la República (FGR) no ha concluido la indagatoria.

“Se encuentra en trámite, es decir, aún no concluye, circunstancia que, a la fecha de presentación de su requerimiento, no se cuente con una resolución firme”, mencionó la FGR mediante una respuesta a una solicitud de información con número de folio 0001700406520.

La Fiscalía también se dijo imposibilitada de revelar el número de funcionarios que han sido investigados hasta ahora por los presuntos actos de espionaje ilegales, así como el cargo que ocupaban durante la operación de Pegasus, lo cual habría ocurrido durante la gestión de Alberto Elías Beltrán, subprocurador encargado de la entonces Procuraduría.

“El expediente multicitado aún se encuentra en trámite y no se ha emitido una resolución firme, es que aún no se cuenta con datos finales de cuántos servidores públicos fueron investigados, ni datos relacionados a sanciones administrativas que tengan el carácter de impuestas a servidores públicos de esta institución federal”, indicó.

El 6 de noviembre del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno dejó de utilizar el programa Pegasus.

“Desde ahora le digo que no estamos metidos en eso. Aquí se decidió que no se iba a perseguir a nadie”, dijo el mandatario, al tiempo que garantizó que la investigación por parte de la FGR obtendría resultados sobre las posibles irregularidades cometidas por servidores públicos.

En febrero del 2017, Citizen Lab publicó una investigación en la que aseveró que Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, junto con el doctor Simón Barquera, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública y Luis Manuel Encarnación, en ese momento coordinador de la Coalición Contrapeso, habían sido espiados con un sistema llamado Pegasus, vendido por una empresa israelí a gobiernos del mundo.

politica@eleconomista.mx