El consumo per cápita del agua embotellada en México alcanzó los 170.7 litros en el 2011, con lo cual se ubicó como el tercer consumidor mundial, superado por Estados Unidos y China, según cifras de la consultoría Euromonitor.

Durante el año pasado, los mexicanos consumieron 18,808 millones de litros de agua embotellada, 8.7% más frente al 2010.

México es un país que consume mucha agua embotellada sin gas a bajo costo y con una amplia oferta, mientras que el agua mineral y gasificada se consume de forma más restringida , destaca un estudio de ProChile, el organismo promotor de las exportaciones de Chile.

Según su análisis, el nicho de mercado para el agua premium (de origen natural, con o sin gas, embotellada con altos estándares de sanidad y calidad) es pequeño, altamente redituable y orientado a hoteles, restaurantes de autor (Horeca), SPAs y tiendas de vinos y licores .

En el 2010, estos canales distribuyeron 9% del agua embotellada que se comercializó en todo el país, generando 43% del valor total de las ventas a nivel nacional.

De acuerdo con la empresa de consultoría Business Monitor, durante el 2011 en México se comercializaron 323.07 millones de litros de agua nacional embotellada versus 22.68 millones de litros importados.

Los proveedores líderes de agua embotellada sin gas del mercado mexicano son Estados Unidos (50.75%), Francia (31.8%) y Fiji (8.27 por ciento). En relación con las aguas minerales y gasificadas, México importa el producto de Francia (49%), Estados Unidos (37.4%) e Italia (8.9 por ciento).

Si bien el agua sin gas se bebe cotidianamente, el consumo de agua gasificada como bebida hidratante y refrescante ha disminuido en los últimos años; en contraste, su auge como mezclador de bebidas alcohólicas se mantiene e incluso registra un incremento , consideró ProChile.

[email protected]