La actual política energética de México se hizo presente en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) en Madrid, donde el economista Jeffrey Sachs expuso en su conferencia magistral que la apuesta por el petróleo es un grave error y una falta de visión por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para quien fue director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Colombia, cuyo nombre ha sonado en los últimos años para recibir el Premio Nobel, el presidente López Obrador está obsesionado con Petróleos Mexicanos (Pemex) y con el petróleo porque está viviendo en el pasado ignorando el potencial de las energías renovables, particularmente la solar, del país.

“De hecho (López Obrador) es un activista social que piensa que el petróleo es la solución”, dijo Sachs, “¡es un error! Más que cualquier acto deliberado, porque el presidente no entiende qué tan poderoso es México en energías renovables”.

El catedrático estadounidense mencionó los recursos que a su consideración podrían empoderar a México: la radiación solar del desierto de Sonora, las corrientes de viento que atraviesan el golfo de México y la capacidad hidráulica, aunque su atención se centró en la generación fotovoltaica como generadora de empleos y hasta factor de negociación geopolítica regional si se comercializara con Estados Unidos.

“Lo que México necesita es Solarmex, no Pemex”, aseveró, recomendando la creación de un organismo nacional del peso de la petrolera estatal enfocado en incentivar la generación fotovoltaica a gran escala, sector en el que se crearían más empleos de los que podrá tener Petróleos Mexicanos.

Así, aseguró que si se arranca la producción fotovoltaica con fines de exportación, Estados Unidos sería un cliente altamente disponible, dada la demanda eléctrica de ese país. Con ello, la energía generada a través de fuentes limpias podría ser uno de los principales mercados de exportación para México, con acuerdos regionales que impulsarían la formación de una de las mayores industrias mexicanas.

“Y creo que el presidente podría estar interesado en esto, pero es cuestión de concientización, creo que ése es el problema más importante”, aseguró. Cabe recordar que la Comisión Federal de Electricidad planea abarcar 54% de la generación eléctrica del país y sus planes para los siguientes cinco años son la instalación únicamente de centrales de energía fósil, con siete proyectos de ciclos combinados a gas y combustóleo para una capacidad conjunta de casi 3,800 megawatts.

[email protected]