undefined Desde que inició su campaña, el ahora presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que de llegar a la Presidencia sometería a una revisión exhaustiva muchos de los acuerdos comerciales que esta nación ha firmado con otros países de todo el mundo, pero el magnate de los bienes raíces concentró sus palabras en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, del cual afirmó recientemente que apenas asumiera su cargo como primer mandatario sacaría a Estados Unidos, y en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que manifestó que había que revisar.

Pero estos no fueron los únicos problemas que enfrentaron los negocios entre nuestro país y el vecino del norte. Las exportaciones de azúcar de México hacia Estados Unidos sufrieron duros reveses luego de que éste último decidiera reducir las cuotas del edulcorante que sale de nuestras fronteras hacia el norte.

En el interior de nuestro país, un confuso proceso para la licitación del megaproyecto de red compartida; diversas intervenciones de la Comisión de Competencia Económica (Cofece) ante distintas prácticas irregulares por parte de empresas como Pemex y el sector farmacéutico; así como la multa que impuso la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) a Chivas TV por las constantes fallas en su servicios, son algunos de los temas en el campo de los negocios que fueron más relevantes durante este año que termina y que prometen continuar en la agenda comercial de nuestro país al menos el próximo año.

1. Trump y los acuerdos comerciales

Desde que Donald Trump anunció que buscaría la presidencia de Estados Unidos, centró algunos de los ejes discursivos de su campaña en la renegociación o cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y en la reversión del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus sigla en inglés), que aún no entra en vigor. Una vez que ganó la carrera por la Presidencia, el magnate reiteró sus compromisos de campaña. Esos anuncios no sentaron bien a ninguno de los involucrados, en especial a México que es parte de los dos acuerdos económicos. El TLCAN es un acuerdo que pretende beneficiar a los tres países que lo suscriben: México, Estados Unidos y Canadá, mientras que el TPP fue firmado en febrero por Estados Unidos y otros 11 países tras cinco años de negociaciones. En el caso del TLCAN, el presidente, Enrique Peña Nieto, también ha comentado que este acuerdo surgido en 1994 debe actualizarse y modernizarse, aunque la moción conciliatoria no recibió mucho apoyo. Por otro lado, los países miembros del TPP han informado su deseo de continuar con el trato, aunque no se cuente con la presencia de Estados Unidos. Ambos acuerdos fueron diseñados para eliminar y reducir los aranceles en bienes industriales y agrícolas. El TPP está previsto la apertura total en servicios (con excepción de una lista que reserve cada país) y el acceso abierto a la Inversión Extranjera Directa (con excepción de sectores reservados por cada país) e incluye la participación de 12 economías: Estados Unidos, Japón, Canadá, Australia, México, Malasia, Singapur, Chile, Perú, Nueva Zelanda, Vietnam y Brunei. Mismas que representan un mercado conjunto de 800 millones de personas y cerca de 40% del PIB mundial.

2. Empresas cada vez más grandes

El 2016 inició con la formación de la mayor compañía de gas natural licuado en el mundo, resultado de la compra por parte de la petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell de su homóloga británica BG Group por 53,000 millones de dólares. En septiembre pasado, después de una intensa negociación que incluyó el aumento de su oferta en tres ocasiones, el fabricante alemán de medicamentos y productos químicos Bayer concretó la compra de la firma estadounidense de semillas genéticamente modificadas Monsanto por un precio de 66,000 millones de dólares o 128 dólares por acción. Mientras que en octubre, después de enfrentar diversos obstáculos institucionales, la cervecera belgo-brasileña AB InBev pudo concretar la adquisición de la británica SAB Miller, con lo que la fusión se colocó como una de las más grandes de la historia, al alcanzar una venta de acciones por más de 100,000 millones de dólares y constituir la creación de la mayor empresa cervecera a nivel mundial.

 Son varias las fusiones y adquisiciones cuya resolución ha quedado pendiente este año. Por una parte, en México, las condiciones que impuso la autoridad correspondiente en Estados Unidos a la fusión de las compañías aéreas Aeroméxico y Delta Air Lines hacen que el acuerdo entre éstas penda de un hilo. Además, el pacto por el que el gigante de las comunicaciones AT&T adquiriría la totalidad de los activos de la empresa de entretenimiento Time Warner por más de 80,000 millones de dólares sufre las consecuencias del triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, quien podría bloquear el acuerdo. Los fracasos también se hicieron presentes en el mundo de las fusiones y las adquisiciones. El más destacable es el caso de Twitter, ya que ninguna de las empresas que supuestamente se harían con la red social, entre las que se encontraban Disney, Google y Salesforce, realizó una oferta efectiva por la misma.

3. Sólo uno va por red compartida

undefined

Entre las grandes reformas del presidente Enrique Peña Nieto, la de telecomunicaciones ocupa un lugar especial: sus repercusiones inciden en una industria transversal, estructural e hiperdinámica, que afecta a todos los ciudadanos del país. Como resultado de esa reforma, Peña Nieto y su equipo idearon el megaproyecto de la red compartida, que implica la creación de una red de redes operada por un privado que ofrezca servicios de conectividad a las compañías de telefonía móvil y de datos. La licitación avanzó con complicaciones: fue postergada en varias ocasiones y, al final, uno de los dos únicos postores fue descalificado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Rivada, el afectado, acudió a los tribunales para impugnar la decisión y dejó ahí una bomba de tiempo que en cualquier momento puede estallar… o no. El ganador del proceso licitatorio, que culminó el 17 de noviembre, fue el consorcio Altán, formado por dos conocidos mexicanos, Megacable y Axtel, con inversión de Morgan Stanley Infrastructure, el Fondo China-México y el International Finance Corporation, operado por el Banco Mundial. Se espera que la iniciativa atraiga inversiones por 8,000 millones de dólares.

4. No fue el año del azúcar en México

Las exportaciones de azúcar hacia Estados Unidos han sufrido una caída acumulada de más de 40% desde la zafra del 2012-2013. En mayo pasado iniciaron las negociaciones entre ambos países luego de que Estados Unidos anunciara un aumento de 200,000 toneladas en las importaciones del edulcorante, de las que asignó a México 60,000, a pesar de que en los acuerdos de suspensión firmados por ambos a finales del 2014, con los que se limita el libre comercio de azúcar pactado en el TLCAN, se acordó que cualquier demanda adicional de azúcar por parte de Estados Unidos sería cubierta por México en primer lugar. Las autoridades estadounidenses manifestaron que el azúcar mexicano es de una calidad ligeramente inferior a la considerada refinada en ese país, lo que no garantiza el suministro.

A esto se añadió que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció que se recortarían las importaciones de azúcar mexicana para el ciclo comercial 2016-2017 debido a una producción récord de remolacha. Los cañeros mexicanos denunciaron a su vez que las importaciones de fructosa de Estados Unidos a México con precios 50% menores a los fijados en Estados Unidos han desplazado al azúcar nacional en el mercado interno, lo que profundiza aún más esta crisis del azúcar. El Departamento de Comercio estadounidense explicó en noviembre que ve indicios de que el acuerdo comercial de azúcar con México no cumple con todos los requisitos y que puede haber casos de incumplimiento de los acuerdos de suspensión. Este conflicto será otro de los que heredará el presidente electo de aquel país, Donald Trump.

5. Un 2016 intenso para la Cofece

Alejandra Palacios, comisionada presidenta en la Cofece. Foto: EE: Archivo

Las nuevas reglas establecidas por la reforma energética para el mercado de los hidrocarburos aumentaron considerablemente el trabajo de supervisión que deben hacer la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece). Para los reguladores, el nuevo universo que implica la apertura del expendio de gasolinas de cara a la libre competencia en el sector es un reto, debido a que el modelo anterior limitaba la agrupación de los expendedores del hidrocarburo y la creación de economías de escala, algo que con la recomposición del mercado podría generar la acumulación de poder de mercado en manos de unos cuantos grupos.

En octubre pasado, la Cofece indicó que no está en condiciones de emitir un dictamen sobre si hay una competencia efectiva en el mercado de las gasolinas antes de que termine el 2016. Además, este 2016 la autoridad que supervisa la libre competencia en México encontró indicios de que diversas empresas que proporcionan el servicio de taxi en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) están coludidas para hacer arreglos de mercado anticompetitivos, por lo que la Cofece determinó que el AICM deberá licitar los nuevos permisos de taxi bajo criterios competitivos y otorgar igualdad de trato a todos los agentes económicos interesados en el mercado y propuso que los taxis públicos puedan ofrecer sus servicios en todos los aeropuertos de México. Para cerrar el año con broche de oro, la Cofece inició una investigación sobre todos los eslabones de la industria farmacéutica en México: producción, distribución y comercialización, debido a que encontró rastros de colusión en este mercado que alientan prácticas monopólicas absolutas dentro del sector. Alejandra Palacios, presidenta del órgano regulador, explicó que pese a los amparos que han solicitado algunas empresas de este rubro, la investigación continuará.

6. Profeco multa a Chivas TV

 La Procuraduría Federal del Consumidor inició una investigación de oficio para determinar la responsabilidad del proveedor del servicio por las afectaciones que sufrieron los usuarios del servicio Chivas TV el pasado 23 de julio.

A menos de un mes de haber iniciado sus transmisiones, en julio pasado, Chivas TV, el servicio de video bajo demanda que transmite en exclusiva los partidos del Club Deportivo Guadalajara, comenzó a registrar fallas constantes, lo que ha generado hasta la fecha serios disgustos entre sus clientes, para quienes además su precio es excesivo. Desde el inicio de este problema, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que se llevarían a cabo las indagatorias respecto de las fallas en la transmisión de un partido entre Chivas y Monterrey. A raíz de esta investigación, fueron modificadas las cláusulas del contrato entre Chivas TV y sus clientes, con lo que estos renunciaban a defender sus derechos ante cualquier tribunal, a lo que el titular de la Profeco respondió que los derechos de defensa de los consumidores son irrenunciables .

 El CEO del Grupo Chivas Omnilife, José Luis Aguilera, confesó que su equivocación fue pensar que la tecnología para llevar a cabo el proyecto de Chivas TV estaba más preparada en nuestro país. Sin embargo, en noviembre, la plataforma concretó un acuerdo con Cinépolis Klic para que los partidos del rebaño sagrado tuvieran una vía más de difusión y anunció que el precio para ver cada partido rondaría los 500 pesos. Las fallas del sistema en Cinépolis Klic no se hicieron esperar, por lo que esta plataforma decidió reembolsar su dinero a la audiencia que tenía intenciones de ver el partido entre Chivas y América por su sistema. El panorama no parece nada favorecedor para Chivas TV: la Profeco anunció una multa a la plataforma por 5.6 millones de pesos debido a las fallas en el sistema y a la modificación de las cláusulas de su contrato y de acuerdo con una encuesta realizada por Forbes México, tres de cada cuatro personas a quienes se les preguntó si contratarían el servicio respondió con un rotundo no .

erp