Para una buena parte de la población mexicana, la industria petrolera es uno de los pilares de la historia del país, por ello la propuesta de reforma energética, con la que se abrió dicho sector a la inversión privada, se convirtió en un tema de debate nacional.

La reforma energética llegó en un periodo crítico, no sólo por las condiciones financieras y de operación de Pemex, sino también en cuanto a las condiciones de oferta y demanda mundial en el mercado, en el que la cotización del crudo experimentó un resbalón de casi 70%, en los últimos 15 meses, y llevó los precios a mínimos del 2008.

En el 2014, México había sido el segundo país del mundo con mayor caída en la producción petrolera, por la desaceleración económica global, entre otros factores.

NOTICIA: Reforma energética, la de mayor impacto en 2015: SE

En agosto del 2015, la producción de petróleo crudo en México fue de 2.2 millones de barriles diarios (bd), una caída de 33% respecto del mismo mes del 2004, el año cuando Pemex alcanzó su máximo volumen de producción.

Como resultado de la reforma energética, el 13 de agosto, se dio a conocer el resultado de la Ronda Cero, donde la Sener asignó 100% de las reservas 2P solicitadas y 67% de los recursos prospectivos solicitados a Pemex. Las reservas 2P representan 24,800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, en tanto que los recursos prospectivos representan 112,200 millones de barriles, 72% de los recursos totales del país.

A partir de entonces, y hasta el cierre del año, se han desarrollado diferentes fases de la Ronda Uno, para licitar campos de hidrocarburos en tierra firme, aguas someras y aguas profundas, con creciente éxito en las colocaciones, conforme la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Sener afinan el proceso de licitación. En la última licitación del año, se colocaron los 25 campos que fueron puestos a concurso, con una participación de 40 empresas, de las cuales 20 eran mexicanas que participaron por su cuenta o a través de asociaciones o consorcios, para ser, sin duda, el más exitoso de los procesos bajo ese modelo desde que se aprobó la reforma energética.

NOTICIA: Esperan inversión de 44,000 mdd en aguas profundas

En el contexto general, la caída de los precios del crudo y el descubrimiento de yacimientos shale, sobre todo en el norte de México y el sur de Estados Unidos, ha cambiado el entorno de la industria.

La estabilidad económica de México depende de reconocer que Estados Unidos alcanzará la autosuficiencia energética en los próximos años y con ello dejará de importar petróleo mexicano. Un estudio del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) plantea que con el descubrimiento de las reservas no convencionales en Estados Unidos se ha indicado la posibilidad de que México cuente con un volumen importante de reservas del mismo tipo por pertenecer a la misma cuenca geológica de América del Norte.

El Departamento de Energía de Estados Unidos ha indicado que México ocupa el cuarto lugar a escala mundial en términos de reservas potenciales de gas shale, con 681 billones de pies cúbicos técnicamente recuperables, cantidad 11 veces mayor a las reservas remanentes totales de gas natural del país.

NOTICIA: Adjudican el 100% de la Ronda 1.3

Destellos eléctricos

El sector eléctrico, también avanzó en adecuaciones legales y desarrollo de proyectos e inversiones, para mejorar la producción de energía a partir de combustibles fósiles, sin menoscabo del impulso a las energías verdes, como la solar y la eólica.

Un ejemplo de tal política es la promoción de la Ley de Transición Energética, que fue aprobada por el Legislativo en el último periodo de sesiones ordinarias de este año.

Asimismo, México acudió a la reunión de la COP21 en París, Francia, donde planteó la necesidad de impulsar las energías renovables, y se adhirió a los pactos de conservación ambiental suscritos por los países allí representados.

NOTICIA: ¿Quiénes se adjudicaron campos en la Ronda 1.3?

A nivel doméstico, como resultado de las reformas y a través de una política gubernamental, las tarifas de consumo de electricidad en el servicio doméstico, comercial e industrial se redujeron a lo largo del año, en una respuesta a la petición de los sectores productivos y la población al gobierno federal sobre ese tema.

[email protected]

mfh